A lo largo de su carrera, el director Robert Rodríguez siempre se ha caracterizado por crear diversas producciones que no se toman en serio a sí mismas y que de una u otra forma, han creado una «infame» aportación a la cultura pop, donde la mayoría de sus películas son prácticamente de culto. En esta ocasión contó con el apoyo de James Cameron para traernos lo que es la adaptación a la pantalla grande de lo que es quizá uno de los proyectos más grandes y ambiciosos en su filmografía, Alita: Battle Angel. Una cinta basada en el famoso manga con temática cyberpunk titulado Gunnm.

La trama de esta película se ubica en un futuro muy lejano, en una ciudad conocida como Ciudad de Hierro, donde Alita (Rosa Salazar) es encontrada por el Doctor Ido (Christoph Waltz) —un hombre que se especializa en reparaciones cibernéticas y que ayuda a todo aquel que tenga elementos cibernéticos en sus cuerpos— en medio de un depósito de chatarra. Es así que el Dr. Ido se lleva lo poco que resta del cuerpo de esta cyborg y la repara. Una vez que Alita despierta se dará cuenta que prácticamente no recuerda nada sobre quién es o de dónde viene. Es así que comenzará una búsqueda por dar respuesta a estos cuestionamientos, lo cual le llevará a tener contacto con un grupo de villanos encabezados por Vector (Mahershala Ali), además del surgimiento de un posible interés romántico en la figura Hugo (Keean Johnson), un joven con grandes sueños.

Como podrán notar, la premisa no suena tan complicada, pero resulta irónico que al estar viendo la película, todo esto se complica debido a que se introducen demasiadas sub-tramas que intentan explicar el pasado de nuestra protagonista, lo cual solo ocasiona que la historia principal se alargue demasiado, hasta el punto en donde no existe tiempo suficiente para dar un cierre satisfactorio a la película. Esto resulta un poco sorpresivo ya que el guion fue escrito por James Cameron y Leata Kalogridis, ya que en ningún momento se sabe a ciencia cierta qué tipo de película estamos viendo.

Es una lástima que todo este potencial narrativo y visual tenga una presentación tan pobre y fallida, que no termina por cuajar, ni cerrar cada una de sus vertientes. Esto incluye a su elenco, ya que a pesar de contar con muy buenos actores en el mismo, todos se sienten sobreactuados, sin una química rea —especialmente en el romance entre Hugo y Alita—. A final de cuentas, termina por convertirse en otro caso similar a Ghost in the Shell, donde una historia compleja se reduce a prácticamente nada, solo para intentar vendérsela al público occidental, al cual seamos honestos, no les interesa este tipo de historias. Todas sus características base se ven reducidas a lo ridículo. Lo único a destacar sería la gran labor de los efectos visuales ya que son espectaculares y de cierta forma, son lo que hace que valga la pena el tiempo invertido. Una lástima que el resto del producto sea tan hueco como soso.

Una vez más Robert Rodríguez presenta una película irregular en muchos sentidos, que si bien entretiene, no nos aporta nada más que un espectáculo visual vacío, el cual seguramente olvidaremos en cuanto salgamos de la sala de cine.

Crítica de 'Alita: Battle Angel'
Positivo
  • Efectos visuales
Negativo
  • Diversas tramas
  • Cast que no funciona en su individaulidad
  • Demasiados huecos narrativos
5Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
5.7