La guionista y directora mexicana Kenya Márquez está de regreso con Asfixia, su segundo largometraje luego de que estrenara Fecha de Caducidad en el 2012. En esta ocasión el discurso sobre la crítica social se vuelve a hacer presente dentro de la filmografía de esta directora, quien ahora nos cuenta la historia de una mujer llamada Alma (Johana Fragoso Blendl), quien ha sido recién liberada de prisión. Dicha mujer, tiene toda la intención de recuperar parte de su vida, pero sobretodo a su hija, quien quedó a cargo del padre de la niña; un hombre machista y abusivo. A esto hay que sumar el hecho de que Alma es una mujer albina, por lo cual siempre ha sufrida cierta especie de discriminación debido a su trastorno genético.

Conforme la trama avanza también se nos introduce a un personaje secundario llamado Clemente (Enrique Arreola), un hombre jubilado que padece de hipocondría, además de una personalidad obsesivo compulsiva que le impide vivir más allá de su hogar. Esta relación surgirá luego de que Alma se vea en la necesidad de encontrar un trabajo para poder subsistir, mientras que a su vez, buscará encontrar la mejor manera de recuperar a su hija. Cabe mencionar que la actriz principal, no es una actriz profesional (algo que no sorprende debido a las características físicas que debía tener). Poco a poco iremos siendo testigos del surgimiento de una relación amistosa entre estos personajes, mientras que a su vez, ambos obtienen un poco de estabilidad en sus vidas.

El problema surge en que a pesar del gran esfuerzo de la protagonista para interpretar a esta mujer que tiene que enfrentar todos estos problemas, la historia no es lo suficientemente fuerte para atrapar por completo al espectador. Incluso, la presencia del personaje de Clemente es hasta cierto punto innecesaria, debido a que no se le desarrolla a su máximo potencial, dejando una sensación de que se pudo haber aprovechado mucho mejor. Otro aspecto que le resta puntos es que su historia toca de forma muy superficial el tema de la discriminación social que sufren las personas con albinismo. Jamás vemos ese martirio que tal vez sufren muchas personas con esta condición genética.

En resumen se podría decir que Asfixia es una película que es muy interesante en papel y que a pesar de no ser mala, no termina por cumplir con aquello que se nos promete. Sin embargo, sigue siendo un proyecto mucho mejor que cualquiera de los filmes mexicanos de corte comercial que se estrenan cada fin de semana en los complejos de cine de nuestro país. Sin duda vale la pena darle una checada a pesar de no ser de lo mejor en competencia a Mejor Largometraje Mexicano en este Festival Internacional de Cine.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

FICM 2018: Crítica de 'Asfixia'
Positivo
  • Algunos de los temas que toca
  • La historia no es mala
Negativo
  • La superficialidad con que se aborda el albinismo
  • Personajes que no fueron bien desarrollados
  • Al final la trama no tiene el impacto suficiente
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
7.1