Cuando uno escuchaba el nombre, Gaspar Noé, sabe que no se encuentra ante un producto convencional, todo gracias a una reputación que le precede como ser un cineasta que busca ser muy provocativo para el espectador y definitivamente no dejarlo indiferente ante su material y con Climax no solo busca no causarte esta sensación, sino que dejarte en el viaje.

Clmax es una película sencilla a simple vista, su guión incluso constó de 15 páginas, en las cuales, Gaspar Noé tuvo que explicarle a los productores que la historia va de un grupo de bailarines profesionales que se encuentran en el ensayo final de una presentación y para celebrar que tuvieron éxito deciden hacer un pequeña fiesta. Pero esta fiesta saldrá de control cuando alguien alterara la fórmula de la inofensiva sangría preparada por la manager del equipo y esta saludable fiesta se convertirá en un infierno.

Prepárate para un desborde de sensaciones nada placenteras y a conocer al ser humano sin inhibición dejando ver su cara más desquiciada, Gaspar Noé, logra con un sencillo guión, subirnos a un sube y baja de delirio, en el que para empezar los actores no son profesionales, son simplemente bailarines profesionales y parece ser que esta inexperiencia termina resaltando las acciones y emociones durante la fiesta. La única actriz profesional es Sofía Bautello quien por cierto en sus inicios también fue bailarina profesional.

Gaspar Noé, ha evolucionado, ya no es tan gráfico como en otras de sus películas para pasar a ser perturbador y desagradable de una manera más psicológica y para lograrlo juega con la cámara y la música todo el tiempo, manteniendote en el viaje y que te prometo,  usando por fina acabe quedarás aún en la sensación de vértigo.

El trabajo de cámara es sobresaliente, pues no sólo es un plano secuencia, todo el tiempo va y viene y se siente como un intruso voyerista que morbosamente seguirá a todos los miembros de la agrupación entre los claustrofóbicos pasillos y cuartos mientras también se juega con la iluminación llevándote por lo colores de la bandera Francesa, de un rojo abrumador a un azul pasivo y misterioso, alternando entre ellos provocando cansancio visual y que ruegues porque llegue el momento de ver el blanco.

La música fue perfectamente seleccionada para el viaje, los ritmos y sus cambios de velocidad te hipnotizarán y serán los causantes de ese sensación de aceleración que tendrás hasta minutos después de la proyección.

Climax es una película sensorial pero además se encuentra plagada de detalles sobre una crítica social actual, sobre envidias, deseos, superficialidad, soberbia y una moral podrida, retratada de una manera creativa e innovadora. Tal vez no sea redonda porque pasa tanto que es difícil explicar no solo que sucedió si no que también de que trato. Tendrás que verla más de una vez y casa ocasión encontrarás diferentes detalles dándole un valor agregado a la cinta. Gaspar Noé lo hizo de nuevo y solo puedo decirte que si no la has visto, has estado desperdiciando tu vida en alguna otra actividad.

Crítica de ‘Climax’
Lo Bueno
  • Dirección
  • Música
Lo Malo
  • Puede causar Claustrofobia
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0