¿Qué significa el amor? A primera instancia puede parecer una pregunta muy sencilla de responder, pero la realidad es que tiene muchas variantes y a final de cuentas, una interpretación subjetiva con base a quién se le pregunte, pero sobretodo, en qué momento de sus vidas se les haga este cuestionamiento. Probablemente esta es una de las razones por las que el cine «romántico» abunda dentro del séptimo arte, con sus respectivas vertientes. Tales como la comedia romántica, el chick flick o el romance histórico y/o dramático por mencionar algunos ejemplos. Es en éste último donde encaja Cold War, la nueva cinta del aclamado director polaco Pawel Pawlikowski, un hombre que ha alcanzado el sueño de muchos cineastas al haber ganado el Oscar a Mejor Película Extranjera por Ida, un filme que lleva a cabo un estudio de personaje interesantísimo sobre una mujer que está tratando de descubrir quién es y de dónde viene, antes de llevar a cabo un compromiso de por vida.

En Cold War sin embargo, la temática principal es el amor que nace entre dos personajes que son totalmente opuestos. Por un lado tenemos a Wiktor (Tomasz Kot) un hombre culto, elegante y sofisticado; por el otro tenemos a Zula (Joanna Kulig), una bella mujer que posee una gran voz y logra cautivar a Wiktor gracias a su carácter fuerte, honesto y lleno de vida. Es así que poco a poco inicia la gestación de un romance entre estas dos personas en una Polonia que sigue siendo víctima de los efectos Post-guerra, además de ubicarse en el preámbulo de lo que se convertiría en la llamada Guerra Fría. Ambos están atados a un sistema de propaganda comunista que les impide vivir sus vidas como ellos desearían. Es así que comienzan a soñar con un futuro juntos en un lugar donde puedan ser libres de elegir lo que quieran o no hacer. Poco a poco comenzamos a ser testigos que a pesar del gran amor que se profesan, son incapaces de estar juntos debido a lo diferente que son sus personalidades. De forma natural, completamente creíble, seremos testigos de los secretos que envuelven a esta pareja que puede odiar tanto como aman. Wiktor y Joanna se convierten en veneno el uno para el otro, pero les es imposible dejar de sentir algo el uno por el otro.

Pawel Pawlikowski confesó al final de una proyección durante el FICM que la inspiración para esta película surgió debido a la relación que tuvieron sus padres. Muy similar a la de Wiktor y Zula, donde habían días que desbordaban amor, mientras que en otros simplemente no podían estar juntos. Creo que es por ese pequeño pero sustancial detalle que su dirección logra exprimir grandes actuaciones de sus protagonistas de forma sutil, además de crear momentos muy puntuales y dolorosos, o completamente románticos sin caer en los clichés del género, o en su defecto, darle un tono cursi. Resulta muy interesante además la implementación del formato 4:3 y la re-utilización del blanco y negro en su fotografía. A esto sumemos la gran profundidad de campo que utilizar para narrar su historia, donde logramos apreciar a sus protagonistas en un mundo del cual sienten que no forman parte. La sensación de soledad individual se ve reforzada con cada puesta en escena, ya que en la mayoría de sus escenas vemos que detrás de los protagonistas siempre hay algo que está ocurriendo, sin embargo, ellos se ven envueltos en un aura cargada de melancolía. Como si el tiempo se detuviese y estuviéramos apreciando una pintura o tal vez una fotografía.

La música también resulta un elemento de suma importancia ya que nos permite entender un poco mejor a los personajes. Quienes son por sí mismos y quiénes son cuando están juntos (mención especial a la secuencia donde Zula se ve desbordada por sus emociones y Wiktor se limita a observarla). Sin temor a equivocarme, puedo asegurar que muchos de nosotros hemos vivido alguna situación similar o hemos estado en este tipo de relaciones en algún punto de nuestras vidas. En la mayoría de las ocasiones el sentimiento que lleva la ventaja es el del odio y generalmente, es con el que nos quedamos al final de la relación. ¿Pero qué ocurre cuando el amor es incluso más grande que la animadversión que puedes sentir por esta persona? Se convierte en un círculo vicioso que nos destruye de forma interna, pero al mismo tiempo nos hace creer que todo es posible si tenemos a esta persona a nuestro lado.

La relación de Wiktor y Zula no podría haber sido retratada tan perfectamente de no ser por el gran guion con el que cuenta, las grandes actuaciones de Tomasz y Joanna, pero sobretodo, por la soberbia dirección de Pawlikowski, quien nuevamente nos entrega una obra además de reafirmar su talento, logrará trascender el tiempo y la memoria dentro del cine, al confirmarse como una de las grandes historias de amor del séptimo arte.

Crítica de 'Cold War'
Positivo
  • La química entre sus protagonistas
  • La dirección de Pawel Pawlikowski
  • La historia
Negativo
  • A pesar de su corta duración, pudiera ser un poco pesada para algunos
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0