Crecí mirando lo programas de Eugenio Derbez, su nombres para mi, era sinónimo de calidad de comedía, ingeniosa y sobre todo fresca. En México sin duda demostró que era uno de nuestros mejores comediantes con muchos personajes inolvidables, el Diablito, el Super Portero, Armando Hoyos y sobre todos, La Familia Peluche. En algún momento Eugenio se dio cuenta o le dijeron que México le quedaba chico, lo cual lo hizo apuntar a un mercado más amplio, Estados Unidos. Primero tuvo papales pequeños, casi mediocres, después de la noche a la mañana, se volvió un éxito con No se aceptan devoluciones, esto le dio la oportunidad de obtener algunos otros papeles en algunas películas de mediana, pero fue con ¿Cómo ser una Latin Lover? que terminó por conquistar el público latino en los Estados Unidos, situación que ahora lo respalda con su siguiente producción, Overboard o Hombre al Agua.

La cinta es dirigida por Rob Greenberg, quien también comparte el crédito de escritor junto con Leslie Dixon y Bob Fisher. Se nota que este equipo creativo tiene poca experiencia, dada a calidad visual y argumental de la película, pareciera un muy mal capitulo de serie de televisión.

En Hombre al agua, Eugenio Derbez, interpreta a Leonardo, un multimillonario, sin escrúpulos que gasta los días en diversión, mujeres y alcohol. Hasta que un día por accidente cae de su Yate y se golpea la cabeza, lo cual termina dejando con amnesia y abandonado por su hermana en un hospital. Para su mala fortuna es rescatado por Kate (Anna Farris), quien lo convence de ser su esposa para hacerlo sufrir por lo malo que fue con ella en el pasado.

De antemano sí, el guión no es para nada original, pues en 1987 hay una cinta con el mismo título y trama similar, protagonizada por Goldie Hawn, Kurt Russell y Garry Marshall. En esta ocasión el elenco lo conforman además de Derbez y Faris, Eva Longoria, Swoosie Kurtz, Cecilia Suárez, Mariana Treviño y John Hannah. Esta nueva versión, nunca termina de despegar, el mensaje es vago y sobre todo los chistes son muy malos, no logran cuajar. El guión es mediocre y trata mal al espectador, con situaciones que salen de la manga, nunca buscan ser arriesgados, es como si hubieran tomado clichés románticos de otras cintas y los hubieran mezclado sin obtener el mejor resultado.

Un elenco rico, pero que es pobre en actuaciones, la verdad es que empezando por Derbez, no logra ese golpe emocional que en otras cintas si provoca como en  No se aceptan devoluciones o La misma Luna, donde en las escenas finales te saca un par de lagrimas, acá ni en la escena más emotiva, te mueve algo. La química con su co protagonista Anna Faris, es muy pobre y muy poco creíble. Los personajes de los esposos dueños de una pizzeria, (Eva Longoria y Mel Rodríguez) son exagerados, poco creíbles y que dan pena ajena, mostrando el típico estereotipo del latino en Estados Unidos. Si algo pudiera destacar son las actuaciones de las tres hija, quienes sin pena, ni gloria logran su papel de excelente forma, lo lamentable es que sus participaciones sean cortas y las situaciones que suponen crearían empatía con el personaje de Eugenio, lo cual desencadenaría precisamente en el golpe emocional, son mal explotadas. Ahora hablemos del elenco mexicano, Fernando Lujan funciona muy bien como el moribundo padre, Cecilia Suárez hace lo que puede con su personaje mal diseñado de villana motivada por el dinero y el poder, mismo caso Mariana Treviño como la hermanita incomoda pero con buen corazón. Hay quien alaba la natural actuación de Adrian Uribe, Omar Chaparro y Jesús Ochoa, quienes para mi gusto, son casi un cameo, además de apoyar la frase de Trump, de que mandamos a los peor para allá.

Otro de los problemas que echan por la borda la cinta, al menos en la versión para México es la lamentable decisión de doblarla, provocando que todos los personajes pierdan en este doblaje parte de sus sentimiento, el cual de ya era muy poco. esta situación nos regala actuaciones aún más acartonadas y sin vida.

En general ¡Hombre al agua! es un vergonzoso remake, que parece realizado para la televisión y que valiendose del enorme éxito que representa Eugenio Derbez para los latinos, decidieron explotarlo, pero no de la mejor manera. Lástima, Eugenio es un gran comediante, pero ha perdido su toque por tratar de imitar el de otros.

Crítica de "Hombre al agua"
Lo Bueno
  • Eugenio sigue rompiendola en EUA
  • Producción decente
Lo Malo
  • Guión
  • Actuaciones
  • Doblaje
3Nota Final
Puntuación de los lectores: (5 Votes)
4.3