Hace 25 años se estrenó una de las obras maestras de la cinematografía dirigida por Steven Spielberg, Jurassic Park, una película innovadora en su tiempo, que causó época, tal fue su éxito que alcanzó para un innecesaria trilogía, pues las secuelas ya no lograron estar a la altura. Años después en el 2015 bajo la visión de Colin Trevorrow llegó a las salas de cine, Jurassic World, una cinta que se olvidaba de todo el desastre de las dos cintas previas y nos planteaba un parque temático de dinosaurios hecho y derecho, funcionando en su totalidad y siendo el mayor destino de diversión del mundo, pero como es predecible, algo sale mal y esto termina provocando un caos de proporciones épicas. Ahora en este 2018 se ha lanzado la secuela de Jurassic World y lleva por nombre Jurassic World: Fallen Kingdom.

Para esta secuela no se contó con Trevorrow como director, este regreso únicamente como productor y escritor, en su lugar el talentoso director español J.A. Bayona, quien cuenta con un curriculum sobresaliente con cintas como El Orfanato, Lo imposible y Un monstruo viene a verme, está sería su cuarto largometraje y su primera películas con un presupuesto fuerte de superproducción. El elenco con el que contó Bayona, está conformado por los dos protagonistas de la primera Jurassic World, Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, además de nuevas adiciones como Rafe Spall, Justice Smith, Daniella Pineda, James Cromwell, entre otros.

Jurassic World: Fallen Kingdom se desarrolla después del cierre total del Parque temático, dejando a la isla bajo el dominio de los dinosaurios, lamentablemente el volcán que reside en la isla ha entrado en actividad y amenaza la vida de todos los seres vivos. Al parecer el mundo se ha dividido entre los que creen que la naturaleza está extinguiendo nuevamente a los dinosaurios y los que creen que son especies únicas y deberían preservarse, en este bando entra Claire, quien estaba a cargo de la operación del parque y ahora tiene una fundación de rescate y apoyo a dinosaurios. Claire será contactada por el viejo socio del señor Hammond para ofrecerle todo el apoyo para rescatar a algunas de las especies de la isla, pero para dicha prosea requieren de la ayuda del domador de raptores y ex novio de Claire, Owen.

Derek Connolly y Colin Trevorrow son quienes se encargaron de darle vida en el papel a esta continuación al encargarse de guión, lamentablemente este solo es emocionante durante los primero 10 o 15 minutos, donde nos contextualizan el entorno en el que se encuentra el tema de los dinosaurios, pero en cuanto parten con rumbo a la isla, toda la película se viene en picada. Me da la sensación de que no supieron qué hacer con la historia y decidieron hacer una especie de remake adaptación de Lost World, pero no solo cometiendo los mismos errores que en su tiempo la cinta de Spielberg cometió y sino que también cuenta con otros tantos propios. Los nuevos personajes son patéticos y su influencia en la trama es mínima. Otro punto negativo son los huecos argumentales que tiene la historia con la primera trilogía, haciendo que si te pones a pensar un poco las cosas, no tiene mucho sentido la trama, dado que existen más de una isla. Adicional de que Jurassic Park nació como una historia de ciencia ficción sobre dinosaurios y el sueño de conocerlos en un ambiente controlado como un parque de atracciones pero la nueva línea argumental se aleja y me da miedo hacia dónde se dirige con el tema de usar a estos animales prehistóricos como armas militares.

Otro punto que me salta es el personaje de Claire y Owen. Claire para mi gusto, no tuvo una evolución de todo correcta, dejando de lado esa personalidad fuerte e independiente para terminar siendo un interés amoroso del otro personaje, Owen, quien continua siendo este fantoche que se cree un macho alfa a quien continuamente no le salen las cosas según lo planeado y la mayoría de las veces deberá improvisar, situación que es muy similar a la mayoría de los papeles que el actor debe desempeñar por lo que no esperes alguna innovación o sorpresa.

Uno de los puntos más importantes en este tipo de películas sin duda son los efectos especiales, los cuales cumplen a secas, no sorprenden y este es otro de los puntos de los que adolece esta cinta, pues Jurassic World, te dejaba con la boca abierto y está no logra ese cometido, solamente cumple con su papel y ya. Clara queda la formación del director como cineasta de terror, muchas de las secuencias echan mano de técnicas de susto para hacer más atemorizantes a los dinosaurios y esto hace que por momento la cinta se vuelva muy entretenida.

Jurassic World Fallen Kingdom es una película que debió ser pulida un poco más y da clara muestra de que a los escritores no se les ha ocurrido una mejor forma de explotar a los dinosaurios y su historia. Vas a disfrutarla a momentos pero en otros no sabras si estas viendo una cinta de Jurassic World o algún otro invento de la productora.