Después de que la trilogía de libros conocida como Millenium se convirtiera en todo un éxito, se creó una cuarta entrega titulada La Chica En La Telaraña con la finalidad de continuar la historia de Lisbeth Salander, el icónico personaje que fuera creado por Stieg Larsson. Esta cuarta entrega no fue escrita por Larsson, sino por David Lagercrantz, debido al fallecimiento del autor original al sufrir un paro cardíaco. Supuestamente escribió tres cuartas partes para la cuarta novela y, pequeñas sinopsis para la quinta y sexta. Ese material está sin publicar ya que se encuentra en posesión de Eva Gabrielsson, la mujer con la que compartió gran parte de su vida y con quien no se llegó a un acuerdo para que la editorial tuviera acceso a estos manuscritos. Este caso es muy similar a lo que ha ocurrido con respecto a las adaptaciones al cine de esta saga. La primera adaptación vino por parte del cine sueco contando con Noomi Rapace y Michael Nyqvist como sus protagonistas.

A pesar de que tuvo muy buena recepción, su calidad filmográfica deja mucho que desear ya que son películas un tanto aburridas y que se parecen mucho más a un telefilme que otra cosa. Posteriormente llegó el intento de adaptar estas historias para el mercado norteamericano y el director elegido fue David Fincher, quien contrató a Daniel Craig y Rooney Mara como los protagonistas, pero dando una clase magistral de dirección y de lo que significa hacer cine, dejando muy por debajo a su contraparte sueca en cuanto a calidad se refiere. Desafortunadamente esa adaptación fue muy costosa y se considera una especie de fracaso comercial, razón por la cual a pesar del interés de los dos actores principales por seguir interpretando a estos icónicos personajes, no se llegó a ningún lado y las secuelas fueron canceladas.

Es así que llega la adaptación al cine de La Chica En La Telaraña, una especie de reboot tanto para la franquicia como para el personaje, pues en esta ocasión toca el turno a Claire Foy para que se ponga en los zapatos de Lisbeth Salander. En esta ocasión el director de turno es Fede Alvarez, director uruguayo que ha tenido muy buenos resultados con los thrillers con cintas como No Respires y Evil Dead. En esta ocasión la historia nos cuenta cómo una organización conocida como Las Arañas comienza una búsqueda de un activo, con la finalidad de abrir un programa para que les ayude a obtener acceso a todas las armas nucleares del mundo. El creador de este programa es un hombre conocido como Balder y, es por esta razón que busca la ayuda de Lisbeth Salander para lograr detener a esta organización. Conforme la trama avanza, ciertos momentos harán que Lisbeth comience a recordar y revivir secretos acerca de su pasado.

En esta película, el director Fede Álvarez pretende emular el estilo y ambientación de su predecesora, logrando crear por momentos el mismo todo pero a su vez, todo se siente diferente y poco natural. Incluso el guion ayuda muy poco ya que al ser un reinicio y siendo que están tratando de evitar repetir cualquier cosa que se haya visto antes con respecto a estos personajes, se incluyen muchas situaciones y elementos inverosímiles, que terminan por convertir en una caricatura a un personaje tan poderoso como Lisbeth Salander. La actriz Claire Foy hace su mayor esfuerzo por brindarle dignidad a esta mujer atormentada, pero resulta no ser suficiente. Su talento sigue siendo incuestionable pero debido a la historia y a la dirección, se le nota incómoda, acartonada y en ocasiones, sobreactuada.

Resulta ser una lástima que un referente para las mujeres dentro del cine haya sido tan pobremente tratada en esta ocasión, pues se nota que lo único que sus productores desean con este proyecto es hacer el dinero suficiente para exprimir a esta serie de personajes. Cuando lo que deberían de haber hecho desde un inicio era haber apoyado a Fincher y compañía para seguir con esa versión oscura y encantadora que a muchos les gusta. No con un reboot forzado y con un libro que ni siquiera fue escrito por el autor original.

Crítica de 'La Chica en la Telaraña'
Positivo
  • Ambientación
  • Claire Foy
Negativo
  • Guión
  • El tono de la película
  • Es muy predecible
5.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0