Con tanta cantidad de producciones enfocadas en la temática zombie, es difícil encontrarse con un producto que se sienta fresco, ya no digamos original y La Noche Que Devoró Al Mundo (La nuit a dévoré le monde) ópera prima de Dominique Rocher. Su cinta busca ser precisamente eso pero sin conseguirlo a plenitud. Aun así es quizás una de las cintas mas interesantes acerca del fin del mundo, aunque no la mejor del género zombie.

La cinta se enfoca en Sam (Anders Danielsen Lie), un hombre bastante solitario que una particular noche decide ir a casa de su ex-novia por unos cassettes sin saber que ahí dentro se desarrolla una fiesta. Confundido decide esconderse en una habitación y quedarse dormido. A la mañana siguiente se da cuenta que el mundo esta invadido por una plaga zombie y quizás sea el ultimo sobreviviente de Paris, si no es que del mundo entero.

No son pocas las cintas que tienen una premisa similar y al principio no se puede negar compararla con 28 Días Después (Danny Boyle) pero conforme la trama avanza, la cinta comienza a tomar un camino bastante diferente.

Esta originalidad en buscar ser mas una reflexión del propio ser que una cinta al estilo REC tiene un costo y es que se vuelve simple y lenta y para decepción de muchos fanáticos del género una importante falta de acción, sangre y violencia gráfica.

Lo repito no es una película gore o de acción, ya no digamos terror como La Noche de los Muertos Vivientes (George Romero) y tampoco es que busque serlo. Es una película que nos invita a la autorreflexión, la exploración del ser al enfrentarse a la completa soledad. Una especie de Náufrago pero ambientada en un condominio en Paris en donde en vez de tener a Wilson tenemos a un zombie encerrado que irónicamente da vida un extraordinario Dennis Lavat.

Es una cinta bastante filosófica y el ritmo y las situaciones son diferentes a lo que Hollywood nos tiene acostumbrado sin embargo la cinta logra su objetivo aunque peque de repetitiva con toda la acción desarrollándose dentro de un condominio y nuestro personaje en constante charla consigo mismo. Pero hay que destacar las actuaciones brutales, su soundtrack atractivo y un guión bien estructurado dentro de su propio universo.

En general LA NOCHE QUE DEVORÓ AL MUNDO es un interesante experimento de un género que rara vez tiende a sorprendernos, una propuesta original de un tema ya visto que no triunfa en su propuesta pero se atreve y es lo que importa.

Crítica de La noche que devoró al Mundo
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0