Llámame por tu nombre (Call me by your name) es una película basada en la novela homónima de André Aciman y adaptada a la gran pantalla por Luca Guadagnino, contando con un guión de James Ivory (quien en un principio dirigiría la cinta). La trama de Llámame por tu nombre se sitúa en el Verano de 1983, en un pueblo al norte de Italia, de esos que pareciera que el tiempo no transcurre en ellos. Aquí conocemos a un joven  de 17 años llamado Elio (un magnifico Timothée Chalamet)  el cual conoce a un joven americano de 24 años llamado Oliver (Armie Hammer) quien llega a hospedarse en su casa de verano. Cuando ambos se conozcan, irán desarrollando una relación que va más allá de una simple amistad y que les pondrá a prueba.

Lo primero que hay que decir es que sería un error catalogar a ésta película como una cinta de temática gay, cuando en realidad es una historia que va mucho más allá de eso. Es una oda a la libertad, un grito a lo que significa estar vivo y crecer para aprender de nuestros aciertos y errores. La dirección de Luca Guadagnino es completamente magistral; cada secuencia que vemos en pantalla es un baile, cada escena nos seduce a una historia que en las manos equivocadas pudo caer en lo simple y aburrido, pero que es llevada de manera excepcional en donde se le hace mención honorífica a un diálogo hermosísimo entre un padre y su hijo, lo cual nos condensa de manera fantástica el mensaje del filme.

Es cierto que la película tarda un poco en llegar a donde quiere, pues se toma su tiempo, pero una vez que llegamos al punto de no retorno, la dinámica entre el fantástico Timothée Chalamet y Armie Hammer — en lo que tal vez sea su mejor papel a la fecha—, es simplemente adictiva. Su personaje presenta un misterio que rompe con la dinámica de una familia “normal”, con lo que a través de los ojos de Elio vamos descubriendo la evolución que existe en los demás personajes en base a su interacción con Oliver.

 A ésto hay que añadir que Llámame por tu nombre es un filme magníficamente montado, donde la música se convierte en un personaje más pues la letra de las canciones que escuchamos crean una atmósfera inigualable. Todo en pos de contarnos esta historia de amor con la que seguramente muchos se podrán sentir identificados, no sin dejar de lado el gran mensaje que nos deja.

En esta temporada de premios, Call me by your name tiene (al menos en papel) todo lo que necesita para convertirse en la candidata a vencer para llevarse el premio de Mejor Película. El obstáculo que tiene será lograr abrir las mentes de aquellos que no están acostumbrados al cine con esta temática, que estén dispuestos a dejarse llevar por lo que en mi humilde opinión) es una de las mejores historias de amor que he visto en cines en los últimos años. Es una cinta brillante, conmovedora y encantadora, que ahonda en el autodescubrimiento y es perfecta para éste siglo.

Crítica de "Llámame por tu Nombre"
Positivo
  • La historia
  • Los protagonistas
  • Su mensaje
Negativo
  • Tarda mucho en llevarnos a donde quiere
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (6 Votes)
8.0