No se puede negar que en los últimos años hemos visto un aumento en el número de producciones mexicanas que llegan a las salas de nuestro país mes a mes. En ocasiones tenemos hasta cuatro o cinco cintas al mes y sin embargo de estas difícilmente una o dos pasaran de la primer semana, ya no digamos un mes en cartelera. La “razón”por la cual muchos aseguran que esto ocurre, es debido a la competencia del cine internacional y la influencia norteamericana, que cada año nos pega más duro y por mucho más tiempo, pero la verdad es que mucha de la culpa viene de la gente que hace estas cintas. Es cierto que debemos apoyar al cine mexicano como dicen muchos, pero la verdad es que no hay mucho que apoyar y no es por falta de producciones o talento. Seamos honestos de 10 cintas mexicanas 9 de ellas están para llorar y eso es algo muy grave.

Lo Más Sencillo Es Complicarlo Todo, es una de las razones por las que siempre he dicho que el cine mexicano no se debe apoyar, el cine se debe saborear, disfrutar, hay que verlo por gusto y nunca por obligación, el cine debe llevarte por un travesía que te aleje de la realidad un par de horas y no tenerte preocupado por el futuro del cirujano plástico de Danna Paola. Es el ejemplo perfecto de la cinta mexicana que debes evitar a toda costa.

La cinta se centra en Mónica (Danna Paola), una niña bien, la cual el mayor problema con el que ha tenido que lidiar en su vida, es que ha estado enamorada de Juan Pablo (Alisan Vivancos) el mejor amigo de su medio hermano. El problema es que el chaval le lleva 13 años a la niña que apenas acaba de cumplir los 17 años — y no, no esta inspirada en cierta canción de los Ángeles Azules—. Cuando Juan Pablo anuncia que se va a casar con Susana (Marjorie de Sousa) la mujer de su vida, Mónica pone en marcha un plan para intentar separarlos.

El problema ya no digamos es lo absurdo y cliché de la trama, o que sus personajes no generen empatía alguna y carezcan de sentido común. Estamos ante una cinta que carece de lenguaje cinematográfico; si quieres ver actuaciones de primer nivel, una fotografía cuidada o reírte siquiera, olvídalo. La cinta es una especie de capítulo largo de la Rosa de Guadalupe o siendo más sincero, de Como dice el Dicho. Cada secuencia es más de lo mismo, exposición sin lugar, diálogos sin sentido y un montaje errático para pasar a la siguiente secuencia.

Pero lo más duro es ver referencias a cintas legendarias con cero respeto, se entiende que lo que se busca es parodiarlas pero incluso uno llega a sentir pena por el talento. El audio es pésimo, en ocasiones los personajes aplican el “Spanglish” y créanme que no se les entiende nada. Las actuaciones rayan en lo ridículo, cada actor parece estar en otra cinta. Danna Paola rompiendo la pared cada 15 minutos para recordarnos que es una chica “tipo bien” y que nunca aprende su lección. ¡Su personaje resuelve su conflicto de la misma manera en la que lo empezó! Alisan Vivancos no aporta nada, ni presencia ni sabor y el tío lo tiene, ¿quién no lo recuerda como Cardoné en Club de Cuervos? Marjorie de Sousa si tiene más de cinco líneas durante la cinta es mucho y se supone es la antagonista.

La tercer cinta de Rene Bueno sigue dejando mucho que desear, su cine no evoluciona y parece no querer hacerlo, una comedia simplona hecha sin pasión que seguramente pasara con más pena que gloria por las salas de nuestro país, llega en una época muy competitiva en donde su competencia es prácticamente lo mejor de lo mejor y ésta es todo lo contrario.

Si hay algo positivo es su humor blanco, no recuerdo haber escuchado una mala palabra y para una cinta que busca llegarle a todo público en un país tan mal hablado es un acierto, pero sus bromas no funcionan y se siente muy simple, por no decir chafa.

Crítica de "Lo Más Sencillo Es Complicarlo Todo"
Positivo
  • Humor Blanco
Negativo
  • Historia
  • Actuaciones
  • Montaje
2Nota Final
Puntuación de los lectores: (59 Votes)
4.3