A pesar de que el cine de animación es muy bien recibido en nuestro país, la cantidad o calidad de estrenos nacionales de este tipo de cine son muy escasos debido a falta de apoyos. A pesar de ésto, directores como Carlos Carrera han logrado crear productos que verdaderamente valen la pena ser vistos (Ana y Bruno, 2017) aún cuando la calidad de animación diste mucho de cualquier cinta de Pixar por poner un ejemplo. Año tras año vemos estrenos espectaculares tanto en animación como en sus historias donde destacan países como Estados Unidos, Japón, Francia, Escocia o incluso España. Lo triste de este caso es que las pocas películas nacionales de éste tipo están muy lejos de las grandes ligas, esto en parte a que muchas de estas historias solo buscan exprimir el bolsillo de la audiencia mexicana sin ofrecer algo de calidad, donde es muy común encontrar clichés, estereotipos y comedia vulgar, aunado a técnicas de animación muy pobres.

En esta ocasión, una de esas películas es Marcianos vs. Mexicanos, la cual en un inicio aparenta ser una sátira de nuestra “sociedad” pero termina por convertirse en un chiste de sí misma y cabe mencionar, que es de muy mal gusto. La historia comienza cuando se nos presenta a un joven conocido como “Chaca” quien sueña ligarse a una rubia que solo se fija en el físico o éxito de las personas. A su vez, se nos introduce a su familia, quienes son una serie de estereotipos que discriminan a la clase media-baja de nuestro país haciendo uso de bromas y clichés que rayan en el machismo y la misoginia. El conflicto surge cuando un grupo de científicos hace enojar a los habitantes de Marte (quienes prácticamente son una vil copia de los Minions) y deciden invadir nuestro planeta, donde solamente “Chaca” y su familia podrán salvar a nuestro planeta de éste predicamento.

El guion es tan malo e incoherente que resulta ser una experiencia sumamente aburrida para el espectador promedio, donde incluso en la función a la que asistí para ver la película, me tocó ver cómo al menos tres familias abandonaron la sala con tan solo 25 minutos proyectados. La verdad es que el humor utilizado no debería ser catalogado como familiar pues es demasiado vulgar y de mal gusto. No está bien que las audiencias mexicanas expongan a sus hijos menores a este tipo de ideas y comportamientos escritos y dirigidos por Rodolfo y Gabriel Riva Palacio, quienes son reconocidos por su labor en Huevos Cartoon.

En cuanto a los actores que prestaron su voz para este desastre animado, no sorprende encontrar a figuras como Adal Ramones, Martha Higareda y Omar Chaparro, quienes a pesar de su gran fama dentro de la industria cinematográfica en México, también son reconocidos como algunos de los actores que más participan en proyectos basura del cine nacional. Tal vez deberían de aprovechar su peso dentro de la industria para apoyar y crear proyectos que verdaderamente valgan la pena, pero por lo que veo lo único que les interesa es seguir incrementando sus cuentas bancarias, sin importar la calidad de lo que presenten.

Crítica de "Marcianos vs. Mexicanos"
Positivo
  • No hay nada bueno que destacar mas que los empleos que generó
Negativo
  • La comedia de mal gusto
  • El uso de estereotipos, clichés y sexualización injustificada de personajes femeninos
  • Una historia verdaderamente mala
1Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
1.3