John Krasinski es un actor multifacético en A Quiet Place o Un lugar silencioso funge como Director, Escritor, Productor y guionista. En una cinta con la que comparte créditos con un elenco bastante reducido conformado por Emily Blunt como la madre de la familia Abbott, Millicent Simmonds interpreta a una joven sordo muda quien tiene que cargar con un enorme peso, Noha Jupe es el hijo menor de la familia el cual vive en constante miedo de ser atacado y Cade Woodward, el más joven de la familia.

Un lugar silencioso parte de una idea central, que sucedería si existieran unos seres no toleran los sonidos fuertes situación por la cual exterminaron a la mayoría de la población, dejando a muy poco humanos aislados y asustados. Entre estos sobrevivientes se encuentra la familia Abbott quienes pasan los días buscando por nuevos víveres y utensilios que les permitan continuar con vida, mientras que el padre de familia sigue buscando una forma de sobrevivir a esta situación. Los problemas se irán agravando pues su esposa se encuentra en cinta, mientras que sus dos hijos pequeños se sienten sobrepasados por la situación. Pronto tendrá que decidir que es lo más importante para él.

Esta película representa un bocanada de aire fresco para las cintas de suspenso, partiendo de la incomodidad natural que significaría el no poder comunicarse emitiendo sonidos para un ser humano, a partir de esta premisa se construyó un guión inteligente, que durante la primera hora te adentra en cada uno de los personajes y su cotidianidad dentro de esta realidad planteada para ellos, dejándonos ser testigos de sus más profundos miedos, traumas, rencores, haciendo que suframos cada uno de los pasos que dan, pues en cada segundo esta latente el peligro, esta situación como espectador se agradece pues te mantiene arañando el asiento en todo momento. Pero por arte de magia, justo cuando estamos entrando al arco final, el director decide tomar el camino fácil, hacerla una película accesible para el público y se permite crear situaciones predecibles, el terror a lo desconocido se rompe con la presentación de una criatura, sí muy fea, pero que no sorprende y sobre todo, cerrando con una secuencia inverosímil. Esto no echa por la borda el excelente trabajo previo realizado pero sí te deja con un sentimiento de insatisfacción. Un punto que podría parecer negativo es el tiempo de la cinta, el cual es de 90 minutos, pero al contrario, agradezco que no se haya caído en alargar innecesariamente más la trama.

Caso muy interesante es el de la fotografía, la cual juega un papel muy importante en esta producción, dado que al tener una falta de sonido, la parte visual tiene una función esencial, causándonos ese sentimiento de persecución y encierro, con ángulos cerrados y que a momentos nos obstaculizara la visión. Todo este trabajo naciendo en la cabeza de Charlotte Bruus Christensen, famosa por su trabajo en The Hunt (Jagten), Fences y The Girl On the Train.

Un lugar silencioso es una buena película, con una premisa muy interesante y que pudo trascender con un guión mas afinado, esta situación no le resta mucho mérito y sin duda es una película muy disfrutable, recomendación segura.

Crítica de "Un lugar silencioso"
Lo Bueno
  • Actuaciones
  • Fotografia
  • Premisa
Lo Malo
  • El desenlace
  • momentos predecibles
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
7.9