Por José Luis Ayala Ramírez

En los últimos años el cine se ha dedicado a poner a los protagonistas en situaciones catastróficas que buscan retratar el instinto de supervivencia del ser humano, ya sea atrapado en un ataúd, en un risco aplastado por una roca, en un bote compartido con un tigre de bengala, hasta en el espacio infinito donde la vida no es posible. ¿Qué es lo que busca aportar entonces a este nuevo sub género el cineasta J.C. Chandor (Margin Call) con su nuevo largometraje All is lost? La respuesta inmediata para mí sería absolutamente nada.

No conocemos nada de él, ni su nombre ni su vida, pero durante 106 minutos estamos con este protagonista; luego de que su velero tuviera un accidente en medio del Océano Indico que hace que el agua lo consuma poco a poco, mientras él busca desesperadamente sobrevivir.

La apuesta de Chandor es crear un ambiente lo más realista posible, para esto aleja cualquier artificio posible para centrarnos en acciones cotidianas y naturales que el protagonista realiza para sobrevivir. El diálogo es reducido al mínimo, este prácticamente no existe, mientras que la música únicamente aparece en momentos puntuales.

Por otro lado es el trabajo fotográfico el que sobresale en más de una ocasión creando imágenes hermosas en medio del océano, ya sea sobre o debajo del agua. Lo cierto es que la cotidianidad mencionada antes hace de All is lost un filme plano y sin ningún tipo de emoción la mayor parte de su metraje, por momentos llegando incluso al tedio, y aunque la película en ningún momento se hace larga si hace pedir una mayor cantidad de emociones. Chandor no sabe adentrarnos a la historia y no hace que nos preocupemos por lo que pueda pasarle al protagonista, agregando a su poca habilidad para sugerir o transmitir con la cámara.

Es pasada una hora cuando la película finalmente empieza a flotar y tomar su rumbo, el cineasta abandona lo cotidiano y empieza a crear mayores obstáculos (tormentas, tiburones, escases de agua) para mostrar la desesperación del protagonista.

Así, a pesar de encontrar algunos momentos notables, la película encuentra su propio iceberg en un guión que hecha agua por todos lados, momentos risibles e inverosímiles del típico made in Hollywood que buscan; y no lo consiguen, que sufras con el personaje. Por su parte Robert Redford realiza una interpretación muy física, cumple perfectamente con el rol aunque tampoco realiza nada que sea realmente digno de destacar, mucho tiene que ver un guion que le da muy pocos momentos para lucirse, el problema es que cuando estos escasos llegan, el actor veterano no consigue transmitir la angustia que se necesitaba.

FICM 11: Reseña “All is Lost”
All is Lost siendo una película bien hecha en el aspecto técnico termina por ser un producto muy plano, sin emociones y que no aporta nada nuevo, se deja ver y se olvida sin problemas, las pocas virtudes del filme son hundidas junto al resto del mismo.
Argumento6
Actuaciones7.5
Calidad Visual8.5
Calidad Sonora8
Entretenimiento7
7.4Regular