Por Iván Belmont

Uno de los filmes mejor logrados que tuvimos oportunidad de ver fue sin duda alguna la producción más reciente del cineasta francés François Ozon, quien tiene una vasta filmografía con películas muy interesantes donde en su mayoría predominan personajes homosexuales, lesbianas, bisexuales, entre otros.

La película que vimos se llama Jeune & Jolie (Joven y Bella), donde se nos cuenta la inusual vida de una adolescente, que decide perder su virginidad en unas vacaciones familiares y posteriormente convertirse en prostituta.

Es curioso ver una nueva película francesa, donde de nueva cuenta el tema principal sea precisamente el de la prostitución, en los últimos años hemos visto diversos ejemplos de los galos con este mismo tema, el mejor ejemplo sería Belle de jour, pero a diferencia de ese filme, Jeune & Jolie lo trata de una forma mucho más elegante, pero al mismo tiempo, es un tanto perturbadora. Al estar viendo esta película no pude evitar pensar en lo que un padre (madre en la cinta) sentiría y sobre todo cómo reaccionaría ante la noticia de saber que alguno de tus hijos se dedica a la profesión más antigua del mundo, sin duda alguna sería algo devastador.

Jeune et jolie 1

Este tipo de conflictos son los que se analizan en esta película, pero no se recurre al drama barato ni a nada muy elaborado, la protagonista efectivamente tiene un problema existencial (al menos al inicio) pero posteriormente esto cambia y se convierte en una mujer, en toda la extensión de la palabra, una mujer que disfruta de tener sexo por dinero, una mujer que inicialmente exploraba su sexualidad y que eventualmente puede seducir hasta su padrastro si es que se lo propone.

Jeune & Jolie es una historia sin pretensiones, bien narrada, bien actuada, donde destaca enormemente la hermosísima Marine Vatch como la protagonista; su bello rostro, su hermosa figura y esa enigmática mirada logran no sólo seducir al espectador, sino también sentir lo que ella sufre, además se cuenta con una actriz legendaria en el último tramo de la película, me refiero a la gran actrizCharlotte Rampling quien a pesar de su edad, sigue siendo un placer verla en pantalla con esa elegancia que desborda de su ser. Su rol a pesar de no ser muy grande le queda como anillo al dedo, pues como alguna vez dijo Gary Oldman:

“Lo que busco en un papel no es cantidad, es calidad”.

Si tienen oportunidad de verla no se la pueden perder pues es una delicia por donde se le vea, desde la hermosa fotografía, el inusual enfoque de la historia, la maravillosa música y la bella protagonista lo hacen un platillo perfecto, de esos que te dejan muy satisfecho por más sencillos que parezcan.

FICM 11: Review de “Joven y Bella”
Argumento8
Actuaciones8
Calidad Visual9
Calidad Sonora8.5
Entretenimiento8.5
8.4Buena