Pokemon es una franquicia fenómeno, nació en Japón en los noventas como una serie de videojuegos y gracias a su enorme popularidad inmediatamente saltó a la pantalla chica con un anime que tenía como objetivo a los menores de edad, así es como películas animadas, miles de objetos en mercancía y 7 generaciones de adorables personajes que continúan cautivando a grandes, aquellos que eran niños y adolescentes en esas épocas y ahora a más pequeños con sus nuevos videojuegos, llega la adaptación a live action, titulada Detective Pikachu.

En el mundo de pokémon existe una región en donde ya no se usan como oponentes de batalla y donde todos tienen a un acompañante, Tim (Justine Smith) quien no tiene pokémon, tendrá que ir a la ciudad para averiguar qué sucedió con la presunta muerte de su padre mientras se encontraba realizando una investigación. Cuando acuda al departamento del difunto a recoger y organizar sus cosas se encontrará con un Pikachu (con la voz de Ryan Reynolds), quien le ayudará a investigar el caso. A través de aventuras terminará formando un lazo con este adorable personaje a quién puede escuchar como si fuera una persona y así darse cuenta de la verdad sobre lo que realmente pasó y que es sólo el inicio de una enorme conspiración.

Rob Letterman, dirige esta entrada de una de las franquicias más populares en los videojuegos a la pantalla grande, teniendo el enorme reto de capturar la esencia que volvió famoso al videojuego y sorprendentemente lo logra. Y ese es el principal punto a favor que tiene la película, no se mete en problemas tratando de explicarte el concepto del juego, más bien te da una rápida explicación de cómo funciona e inmediatamente te plantea una trama que se desarrolla en ese universo. La trama lamentablemente cuenta con muchos altibajos, la primera hora funciona y serás testigo de cómo se va creando el vínculo entre humano y pokémon, con mucho fan service y divertidos giros que va dando la investigación, pero después de esta primera hora, la cinta se torna pesada y hasta cierto punto predecible, situación que termina por restarle esa peculiar magia que gozaba al principio.

Las actuaciones son de uno de los pilares débiles en esta cinta, Justice Smith y Katheryn Newton, se ven sobreactuado, al igual que la mayoría de los personajes humanos principales, entre ellos Omar Chaparro, que tratándose de sobreactuar le queda como anillo al dedo. Aunque, para los fanáticos y a los que no lo son tanto, es una agradable sorpresa, ver a los Pokémon, como si fueran animales de la vida real, con expresiones como los gatitos, perritos o bien como animales grandes e imponentes en este caso el esfuerzo en los efectos si deja que desear y algunos personajes no se ven reales, provocando que la experiencia se arruine. Pero por el lado de Pikachu y Psyduck vale la pena verlo, sobre todo a su interacción, que causará mucha risa.

Como película entretiene, pero no ofrece más. Tampoco se le pueda exigir ser una obra maestra a este tipo de película, porque carece de elementos narrativos creíbles y lógicos, situación que la misma producción conoce y prefiere enfocarse en dejar un buen mensaje y llenar de fanservice la película, que como ha estado de moda últimamente, los seguidores encontrarán increíbles. Pokémon: Detective Pikachu puede ser el inicio de algo mucho más grande, si los números en taquilla son los adecuados, estamos siendo testigos de una naciente franquicia en la pantalla grande.

Reseña de Pokémon: Detective Pikachu
Positivo
  • Pickachu y Psyduck
  • La participación de Ryan Reinolds
Negativo
  • Efectos especiales
  • La narrativa
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0