¿Alguna vez han escuchado la expresión: A veces la respuesta más sencilla, usualmente es la correcta?

David Fincher nos provoca con ese cuestionamiento en su más reciente película Perdida/Gone Girl, adaptación cinematográfica de la novela homónima escrita por Gillian Flynn y quien también se encargó de escribir (de manera casi perfecta) el guión de la cinta. Contando con Ben Affleck y Rosamund Pike como protagonistas de esta perturbadora historia.

Una historia llena de violencia, mentiras, sexo, muerte; que cuestiona la moralidad y comportamiento del hombre cuando éste es sometido y acosado, juzgado cuando se encuentra bajo el ojo del huracán; creando sospechas, desconfianza, miedo. Todos esos elementos son utilizados con gran maestría por la dupla “Flynncher”, pues logran escarbar hasta lo más profundo del alma humana, en donde podremos ver que los deseos más carnales, incluso el odio y el amor en su estado más puro, pueden ser sumamente peligrosos.

Gone Girl still

Esas oscuras sombras del ser humano, esa perversidad de nuestra propia naturaleza, es retratada de manera sublime bajo la dirección de David Fincher, quien una vez más retoma estos temas que han marcado su filmografía llena de grandes momentos y personajes, para en esta ocasión contarnos su versión de lo que es una tormentosa historia de amor (así es, de amor) y venganza. Tal vez la historia de amor más auténtica y realista que se haya visto en cines en mucho tiempo, con dos grandes pilares (uno más grande que otro) encarnados en Nick Dunne (Affleck) y Amy Elliot Dunne (Pike), una pareja “perfecta” en muchos sentidos, que conforme transcurre el tiempo, van perdiendo esa chispa que fungió como los cimientos de su relación, y cuando esta empieza a desaparecer todo comienza a derrumbarse poco a poco.

Los poderosos encuadres de Jeff Cronenweth, la eficaz edición de Kirk Baxter, la sutil pero magnífica banda sonora de Trent Reznor y Atticus Ross, complementan de gran manera a esos dos personajes y su decadente relación. Pero si alguien sobresale de entre las sombras, esa es Rosamund Pike, quien nos otorga lo que es quizás el mejor papel de toda su carrera. Una mujer fuerte, letal y calculadora, que sabe lo que quiere, pero aún más importante, sabe cómo conseguir lo que quiere. Su frialdad y poderosa e intimidante mirada son más que suficientes para transmitir todo aquello que su personaje demanda, sin sobreactuar o exagerar su papel, Rosamund deja que Amy Dunne tome posesión completamente de su ser; cada vez que ella aparezca en pantalla ya no verás a Rosamund, solo quedará Amy, la gran estrella de esta película, un personaje para la posterioridad.

Rosamund Pike como Amy Dunne

Al final todo el juego dramático que el dúo Flynncher logra conseguir, en base a juicios y criterios, correctos o incorrectos, convierten a Gone Girl en una historia realmente poderosa e hipnotizante, que nos cuestionará en todo momento a través de este perverso viaje al que son sometidos los personajes y con los cuales nos podremos identificar (o no) obligándonos a responder con nuestro propio criterio la pregunta que les hice en un inicio y lo que seríamos capaces de hacer y sacrificar (o no) ya sea por odio, venganza o el sentimiento más poderoso y letal de todos: El Amor.

gone girl poster

 

Review de "Perdida/Gone Girl"
Gone Girl es un elaborado thriller erótico, con elementos de cine noir y grandes vueltas de tuerca que nos recuerdan a las mejores épocas de Brian De Palma, pero que logra ir más allá de lo convencional. Una historia de amor a la Fincher.
Lo Positivo
  • Rosamund Pike
  • La historia
  • El score
Lo Negativo
  • La recta final se siente un poco larga
  • Ben Affleck no logra convencer al 100%
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (8 Votes)
7.7