«Las rebeliones están construidas sobre esperanza».

Hace algún tiempo cuando Disney anunció la adquisición de Lucas Films y por ende la saga galáctica más famosa de todos los tiempos, anunció la tan esperada continuación a la línea argumental y otras películas que expandirían el universo. Muchos fanáticos quedaban conformes con ver un poco más de esta saga desde ojos de otros personajes. Rogue One es el primer Spin off de la serie y se percibe como tal, inicia sin la clásica narración de hechos y se siente raro, algo falta, esa sensación te acompaña los primeros minutos y eso puede ser un mal augurio para lo que viene.

Rogue One, sigue a Jyn Erso (Felicity Jones), Cassian Andor (Diego Luna), K-2SO (Voz de Alan Tudyk), Chirrut Imwe (Donnie Yen), Baze Malbus (Wen Jiang) y Bhodi Room (Riz Ahmed), un grupo de extraños recién unidos a la alianza rebelde, quienes tendrán la difícil misión de robar los planos de la estrella de la muerte, el arma definitiva del Imperio Galáctico y así dar un gran paso en la guerra entre estos dos bandos.

rogue-one-2

Lo importante en esta película no es el ¿qué pasó? Ya que todos conocemos en que va a terminar, sino en el ¿Cómo?  Y es ahí donde radica la magia en Rogue One, Gareth Edwards, el director, se sabe parte de un universo pero se toma suficientes libertades para darnos un producto que sabe diferente, quizá demasiadas libertades y por eso Disney tuvo que intervenir y solicitar varios reshots para, según las malas lenguas, suavizar el tono de la película. La trama no es complicada, se siente como una película bélica, como Dirty Dozen de Robert Aldrich, la falla podría encontrarse en el ritmo, en los primeros minutos hay unos cortes muy abruptos para después caer en un discurso bélico que puede sentirse muy pesado y lento. Ya entrados en trama es cuando se desencadena la verdadera batalla que vale bien todo lo que esperamos, para por último terminar de construir el puente entre Rogue One y A New Hope de tal forma que los fanáticos de hueso colorado agradecemos pero que a los puristas les parecerá ligeramente forzado.

Los personajes nuevos que presenta Rogue One, serán recordados, Jyn Erso es una verdadera rebelde y no una política o una militar como las que se ven que conforman la alianza, Felicity Jones lo hace muy bien como siempre interpretando a este personaje afectado directamente por las acciones imperiales, no sucede así con Cassian Andor, que nunca conocemos del todo sus motivaciones, al igual que con el resto del grupo, aunque no por eso dejan de ser interesantes, sobre todo el trabajo con K-2SO quien se une a la lista de carismáticos  droides dentro de la franquicia. El villano principal nunca esta a la altura de las circunstancias y todo el tiempo lo percibes como un cobarde. Acertaron con no incluir a ningún Jedi dentro de la película, aunque la mención específica a uno de estos caballeros extintos, será del agrado de muchos; hablando de los guiños a la línea principal, hay muchos, se tendrá que ser observador y sobre todo fanático para encontrarlos todos, pero a mi gusto ninguno de ellos es forzado y le sientan muy bien a la película.

Los efectos especiales no son nada nuevo, se ve que nunca buscaron innovar, sino tenerlos al servicio de la narrativa, hay un par de generación de CGI para algunos personajes que viéndolos a detalle se ven computarizados (aunque esto no tiene importancia, cuando veas una de estas escenas tu piel estará chinita).

Rogue One: A Star Wars Story esta a la altura de la saga, los miedos de miles de fanáticos pueden disiparse, estamos ante un producto que vale la pena y que aunque suene fuerte, por momento es mas solido que el propio Episodio VII.

Review de "Rogue One: A Star Wars Story"
Por momentos muy superior al Episodio VII, una verdadera joya dentro del universo de Star Wars
Lo Bueno
  • Dirección
  • La batalla
  • Los últimos 10 minutos
Lo Malo
  • Personajes desaprovechados
  • Guión con huecos
  • El Villano
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
9.3