Cuando acudí a la sala de cine para ver Un padre no tan padre, en un principio tenía un prejuicio de ella donde mi pensamiento decía “es una típica película mexicana para llenar taquilla, medio entretener y ya” olvide que siempre hay que dar el beneficio de la duda y el resultado después de verla no fue del todo una mala experiencia. Vayamos a la materia en cuestión.

Un Padre no tan Padre es una película mexicana con una premisa y desarrollo que te deja buen sabor de boca, principalmente por la historia que engloba el sentimiento de una persona de la tercera edad que no puede encajar en ningún lado por su misma condición, hablamos de Don Servando Villegas (Héctor Bonilla), señor de 85 años que es echado de un asilo, por ser agresivo y grosero con un empleado, por lo que termina siendo acogido por su hijo menor Francisco (Benny Ibarra) quien se lo lleva a vivir a su casa, una especie de comuna donde viven diez personas, entre ellas su pareja sentimental y su hijo. En este lugar comienzan a darse el choque o conflicto entre el “Don” y los habitantes de la casa, no sólo por la edad, sino también por ideología, cultural, moral, religiosa entre otras cosas, típicas y naturales que pueden suceder entre una persona adulta conservadora y un entorno actual donde no encaja.

un-padre-no-tan-padre-2

Un Padre no tan Padre tiene un argumento bueno, positivo, nos invita a reflexionar, a visualizar una vida donde las personas de la tercera edad también tienen cabida en el mundo actual, donde la gente con paciencia y buen trato construye lazos afectivos que pueden llegar a mejorar sus entornos.  Afortunadamente el desarrollo planteado por Raúl Martínez, director debutante, es ligero y llevadero, con un guión simplista pero nunca tedioso que resulta en un entretenido producto.

Las actuaciones están bien llevadas, Don Servando te hace reír a carcajadas, por su humor negro y mal carácter, que te refleja al menos sino a tus abuelos, si a algún familiar cercano que nada más se la pasa quejándose de todo. Completando el  elenco esta Camila Selser, Arturo Barba, Eduardo Tanus, quienes junto con Jacqueline Bracamontes y Benny Ibarra nos regalan unas actuaciones suficientes, nada sobre saliente pero que ayudan a que la trama fluya sin problema, sin quedarte con malos sabores de boca.

En general Un Padre no tan Padre es una típica película mexicana, comercial, de comedia y sin mucha producción pero entretenida con un gran mensaje y que sin duda, si eres amante del cine mexicano es una agradable opción.

un-padre-no-tan-padre-3

Review de "Un Padre No tan Padre"
Una película mexicana igual a las además pero soportable e incluso le agarras cariño
Lo Bueno
  • Hector Bonilla
  • Dirección
  • Mensaje
Lo Malo
  • Producción
  • Exceso de comedia
  • Prejucios
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
2.6