Los X-Men siempre fueron los héroes más famosos y populares de la casa editorial Marvel, de hecho muchos afirman que el personaje más popular de esa editorial es Wolverine, pues es uno de los personajes más emblemáticos e interesantes que se hayan creado jamás para un cómic. La popularidad de este grupo de héroes marginados por la sociedad actual se hizo mucho mayor cuando se estrenó una serie animada durante la década de los 90. Posteriormente tuvimos la oportunidad de ver la primera adaptación al cine de estos mutantes en el año 2000 bajo la dirección de Bryan Singer. Esta cinta fue muy importante para el sub-género de superhéroes debido a que demostró que estos personajes fantásticos podían ofrecer historias sumamente humanas y creíbles a la par de brindar emocionantes secuencias de enfrentamientos gracias a las habilidades de estos seres. La primera cinta de X-Men abrió la puerta a un género que se consideraba enterrado y algunos años después nos permitió disfrutar de la adaptación fílmica de Spider-Man. Si hoy en día los super-héroes atascan las salas de cine es gracias a esta serie de filmes.

Desafortunadamente no todo ha sido gloria para este grupo de mutantes, ya que a pesar de contar con dos primeros filmes muy buenos, la tercera entrega no cumplió con las expectativas debido a que el director original fue reemplazado por Brett Ratner, un director por encargo, quien prácticamente había casi matado a la franquicia junto con la horrible X-Men Origins: Wolverine. Afortunadamente para el público, la casa productora y dueña de los derechos fílmicos, 20th Century Fox dio luz verde a un nuevo proyecto titulado X-Men: First Class, el cual se centraría en un nuevo grupo de mutantes en una época muy interesante, décadas antes de la presentación que llegamos a ver en el primer filme de la franquicia. El resultado fue fantástico gracias a la visión de un nuevo director como lo fue Matthew Vaughn, quien no solo aportó su estilo, sino que eligió a un fantástico grupo de actores que se convirtieron en el nuevo rostro de los X-Men, y algunos años después, este mismo hombre junto con Bryan Singer recondujeron a los mutantes a la gloria con la excelente adaptación de una de las historias más oscuras y trágicas de estos héroes: Días del Futuro Pasado.

X-Men-Apocalypse

El resultado de ese filme fue tan bueno que dejó la barra muy en alto en cuanto a la calidad narrativa y visual dentro del género, algo que no iba a ser superado tan fácilmente, pero cuando se anunció que se estrenaría otra adaptación de una de las líneas argumentales más queridas por los fans, Apocalypse, la emoción y expectativa se hizo muy alta. Y después de ver X-Men: Apocalypse debo decir que a pesar de que la disfrute bastante, está por debajo de los mejores filmes de la franquicia. Comencemos a explicar el por qué de esto, la trama nos introduce a un personaje conocido como En Sabah Nur, un ser muy poderoso y a quien se le considera como el primer mutante que existió en nuestro planeta. Este ser gobierna en un antiguo Egipto y pretende extender su “inmortalidad” al tratar de transferir sus habilidades y conciencia hacia otro ser más joven, esto se ve interrumpido y termina siendo enterrado durante muchos años, hasta que es despertado por un grupo de fanáticos en 1983. Cuando despierta decide que la humanidad debe ser exterminada y que solo los más fuertes deben sobrevivir, por lo que inicia la búsqueda de cuatro mutantes que sirvan como sus jinetes del apocalipsis y con ello, llevar a cabo sus planes. Cuando el profesor Xavier y compañía se enteren de la existencia de este ser y sus planes, querrán detenerlo a toda costa.

Si bien la trama es bastante básica, es lo suficientemente interesante para mantener entretenido al espectador haciendo uso de la reintroducción de personajes clásicos como Storm, Cyclops, Jean Grey, Nightcrawler, Archangel Psylocke, además del regreso del Profesor X, Magneto, Mystique, Beast, Havok y Quicksilver. Resulta muy interesante ver como se gestan los inicios de relaciones que sabemos que serán muy importantes en el futuro, pero que apenas están siendo encarnadas por una nueva generación, esto debido al reinicio de la franquicia y de la línea temporal establecida en los filmes gracias a Days of Future PastPero esto no termina por ser suficiente a la hora de desarrollar a los personajes porque si bien algunos cuentan con secuencias con mucha acción, no los terminamos por conocer o empatizar con ellos y esto pasa en ambos bandos, los villanos y los héroes. Hablando de villanos, Apocalypse no termina por convencer con esa extraña representación visual y de diseño que fue elegida para un personaje que es uno de los enemigos más temidos de los X-Men en los cómics. Sus motivaciones jamás terminan por convencer y se siente sumamente desaprovechado. Otro personaje que sufre lo mismo a pesar de contar con un potencial narrativo enorme es Magneto, quien después de contar con una motivación más que justificada para su personaje, al final termina siendo irrelevante para la trama. Era evidente que se le quería dar todo el peso a la nueva generación de mutantes, pero tampoco terminan destacando del todo.

xmen

Parece ser que después de los excelentes resultados tanto en crítica como en taquilla de Days of Future Past, tanto la productora como el director Bryan Singer se confiaron demás y terminaron entregando una película meramente entretenida, pero que no supera a su antecesora. Pero a pesar de esto, sigue siendo superior a los otros dos filmes que unen a super-héroes en pantalla, Captain America: Civil War Batman v Superman. El futuro de los X-Men puede ser brillante o mediocre, dependiendo las decisiones que se tomen para las siguientes secuelas.

X-Men_Apocalypse

Review de "X-Men: Apocalypse"
Lo Positivo
  • Quicksilver
  • Sophie Turner como Jean Grey
  • El cameo de Wolverine
Lo Negativo
  • El villano y motivaciones
  • La trama
7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0