Disney es una enorme maquinaría de generar dinero y siempre ha encontrado la forma de sacarnos los billetes, cierto día dieron en el clavo con una idea poco revolucionaria pero si muy redituable. Revivir sus mayores éxitos animados pero con el atractivo de ser realizados en versión live action, con ricos elencos y con efectos posibles que antes no eran posibles. Esta situación funciona en dos sentidos, captar a las nuevas y jóvenes audiencias, las cuales en algunos casos por primera vez acceden a estas historias de éxito probado; en el segundo de los casos, es venderle pura nostalgia a quienes ya conocen la historia y los personajes, esto termina provocando que los espectadores añejos, vayan por morbo de ver si es superada o no su cinta favorita. Bajo esta línea, Disney studios estrena su segundo Live Action de año, trayendo de vuelta a Aladdín, bajo la dirección de Guy Ritchie.

Aladdín es un joven ladrón de buen corazón en las calles de la desértica ciudad de Agrabbah. Cierto día se topara con una bella chica de nombre Jasmine, quien aparentemente se encuentra huyendo, poco más tarde descubre que esta chica es la princesa del reino. Por lo que sus sueños se esfuman al verla inalcanzable. Es justo ese el momento en que Jaffar, el Visir del Sultán, le ofrecerá una oportunidad que no podrá rechazar, aunque esto signifique poner su propia vida  en riesgo con tal de tener una oportunidad con la princesa.

Es importante reconocer que rehacer una historia ya conocida puede traer dos resultados, hacerlo favorable o cometer el error de desperdiciar dicho material. Aladdín, alcanza hacerlo favorablemente, si bien no supera a la original, tiene muchos puntos a favor. El principal es el cast que logra identificarse como los personajes animados, sobretodo Naomi Scott como Jasmine que le da voz a una princesa, con mensaje poderoso y renovado en la historia, con la nueva canción  que funciona como un mensaje, que las niñas fanáticas de esta historia deberán retener en su mente. Will Smith es otro quien sorprende porque le da simpatía al personaje del Genie, logra sacar las carcajadas y funciona como el acompañante chistoso de Aladdin. Mena Massoud, personifica a Aladdín con seguridad y sorprende que sea encantador como tal. El que es una lástima de mirar es Marwan Kenzari como Jaffar, porque lo vuelve caricaturesco y no sobresale como el personaje de la animación, solo demuestra que sus dotes actores son nulos o están muy bien guardados.

Hablar del argumento sería, perder el tiempo, al ser un calca de la versión animada que se lanzó en 1992. Sí acaso en este rubro hay una queja es en el final que resulta poco o nada emocionante, algo que sorprende conociendo la naturaleza del director. Aunque haya acción y mucho color, hay ciertas escenas que se siente un poco mal hechas en su etapa de producción.

Afortunadamente esa magia que hizo un gran producto la versión animada, continua aquí, es verdad, la cinta original continua siendo superior a esta versión, la cual por momentos pierde esa esencia, pero en general logra recrear esa nostalgia suficiente para que la película sea muy disfrutable. Esta nueva reinvención, es colorida, divertida, con nuevos números musicales y el mensaje que todo producto de Disney desea tener. En donde Guy Ritchie le inyecta acción a ciertas escenas lo que la hace una buena opción para disfrutar en familia.

Review de 'Aladdin'
  • Los actores principales
  • Nuevas canciones
Negativo
  • Efectos
  • Jaffar
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
5.8