Godzilla reapareció en el 2014 con un remake para iniciar una saga de varias películas en donde se iba a incluir la lucha contra otros Kaijus, pero el plan fue siempre enfrentarle con uno en específico, King Kong. Tras el mediano éxito de la primera parte, se dio paso a la segunda fase del plan, una película en solitario del Rey de Skull Island, cinta que también logró una mediana aceptación. Esta situación terminó provocando que este año Godzilla, regrese con alguno de los personajes que aparecieron en ese primer remake, además de agregar algunos nuevos y establecer la esperada pelea que estará llegando a cines dentro de un año.

Godzilla, el rey de los monstruos es la segunda parte, en donde nos presenta a la familia Russell, que cinco años después de los hechos narrados en la primera parte, han continuado con su vida y sus planes. La doctora Emma Russel (Vera Farmiga) y su hija Madisson (Millie Bobby Brown) han estado ocupadas en tierras lejanas con la organización Monarca, despertando nuevas criaturas que a lo largo de esos cinco años, se han ido descubriendo; lamentablemente en un ataque terrorista son secuestrada para emprender un plan de despertar varios monstruos, entre ellos al némesis de Godzilla, Ghidorah. Un monstruo de tres cabezas y que compite en ser el rey de los monstruos. Mientras que el esposo de Emma,  Mark Russell (Kyle Chandeler) y es llamado por los directivos de la asociación Monarca (aquí regresan Ken Wanatabe y Sally Hawkinses), para detener sus planes de crear un caos en el mundo.

Si bien nunca ha habido una película de Godzilla realizada en suelo americano que haya valido la pena completamente, lo que se destaca de cada uno de ellas, es la pelea del ser humano contra el gigante y en este caso, verle luchar contra otras criaturas. Sin embargo, todo lo demás está mal. Tiene un cast diverso, compuesto de actores que han sobresalido en la televisión o en varios papeles secundarios principalmente que se se siente totalmente desperdiciado por un guión totalmente irresponsable en su narrativa.

El argumento aunque en el papel se siente sólido, es completamente mal ejecutado y falla completamente en la creación de complejidad de sus múltiples personajes, los cuales son muy planos, predecibles y poco creíbles, sobre todo en su sorprendente plot armor, que los blinda ante situaciones de destrucción que resultan visiblemente incoherentes.

Uno de los principales responsables de esta situación sin duda es el director y escritor a cargo, Michael Dougherty, un novato que apenas se enfrenta a su tercera cinta y la primera con un presupuesto de película Blockbuster. Y se nota por el camino que tomo, el de tratar de ser lo más impresionante visualmente y dejar de lado la trama. Pero en este caso, no todo salió del todo bien.

En el aspecto visual, Godzilla, El rey de los monstruos, es caótica, los monstruos se ven muy mal y para que esto no se note, se usan trucos como el de esconderlos en cortinas de humo, escombros y destrucción, que dicho sea de paso, te hace perder en ocasiones el hilo de la trama, pues esta plagada de escenas de destrucción innecesaria. Por momentos parece una película de desastres naturales. Pero por si todo esto fuera poco, la evolución del Godzilla, más que ser sorprendente es hilarante.

A pesar de inventarse muchas cosas que en otro tratamiento hubiera sido interesante de ver, aquí se siente desperdiciado. Godzilla, el Rey de los Monstruos es una película sólo para ver sin muchas pretensiones, porque es un caos. Es una lástima hasta los elementos dramáticos no levanten la película. Ahora queda esperar, qué pasará cuando se enfrente contra King Kong, mientras tanto, al final de los créditos se da una pequeña muestra.

Review de 'Godzilla: El rey de los monstruos'
Positivo
  • Las peleas
Negativo
  • Cast desperdiciado
  • El tiempo en la narración
  • Toda la película
4.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
5.7