Por definición un Mirrey es una subcultura urbana, que se distingue por estar formada por jóvenes de clase alta, los cuales tienen una forma muy particular de vestirse, normalmente llevan la camisa desabrochada, un rosario en el cuello, usan mocasines y no dudan en hacer uso del dinero de sus padres o familias para pasarla bien, sin preocupaciones y que en su mayoría tienen un nulo desconocimiento del contexto sociopolítico del país. Ahora es el turno de los Godínez, en realidad es un apellido, que es utilizado para definir a la clase trabajadora, los también llamados asalariados, que tienen posiciones inferiores en empresas o en gobierno y que viven de quincena en quincena, aspirando a una vida mayor. Como pueden ver de entrada las dos palabras estigmatizan a dos grupos sociales.

Pero claro, solo en nuestro país podemos tomar estos conceptos con gracia y se ha hecho en incontables ocasiones y desde hace mucho tiempo, siendo tal vez la más representativa la de Nosotros los Nobles, cinta del 2013 que fue un rotundo éxito en la taquilla mexicana, pues nos mostraba la historia de un trío de herederos cuyo padre desea darles una lección, obligándolos bajo engaños a vivir al día y a valorar el dinero. Combinando una historia accesible, un gran mensaje y mucho humor muy mexicano, Gary Alazraki logró el éxito. Ahora 5 años y meses después es turno de Mirreyes Contra Godinez de Salvador Cartas.

Mirreyes contra Godinez es muy simple a manera argumental, la trama sigue a un par de herederos y sus amigos, quienes buscan hacer un negocio innovador y lucrativo, mientras que también podemos ver a sus contrapartes, los empleados de una fábrica de zapatos con fuertes ideas de superación y crecer en la cadena directiva de la compañía. El único eslabón que los une es Don Francisco Kuri, Dueño y socio mayoritario de la empresa y que tras un fatal accidente, termina dejando la empresa en manos de su hijo, Santiago Kuri. Por lo que, los hijos Kuri y sus amigos, un Judío sin idea de los negocios y un vividor bueno para nada, llegaran a tomar posesión de las oficinas, sin antes darse cuenta que los empleados del lugar ya les han declarado la guerra, empezando por Genaro, un joven godín, que dedicó años a aprender de Don Francisco Kuri y cree que el es la mejor opción para dirigir la compañía.

Llena de clichés, estereotipos y descalificaciones sociales, Mirreyes contra Godínez ya es un éxito en taquilla y rebasa los 150 millones de pesos recaudados, todo gracias a sus muy ingeniosos diálogos, que en más de una ocasión te van a robar carcajadas, sus ridículas situaciones, pero sobre todo a su elenco minuciosamente elegido. Y es que todo el tiempo estarás buscando identificar a algún conocido con los personajes, si no es que incluso tú te identificas con alguno y esto le dota de una gracias increíble a la película. Las actuaciones de Diana Bovio, Regina Blandón, Daniel Tovar, Roberto Aguirre, Pablo Lyle, Christian Vázquez, son muy agradables, algunos de ellos dedicándose desde hace años a la comedia, por fin dieron en el clavo con un personaje, todos lo hacen de una manera muy natural y esto hace que funcionen la mayoría de los chistes y frases del guión. Si acaso sobresale Diana Bovio, cuyo personaje estoy seguro será recordado por esa peculiar forma de hablar que le dota a su personaje, Nancy.

Lamentablemente el problema con Mirreyes Contra Godinez es que cuando se les acaban los gags, la película no es más que una historia plana, sin chiste y hasta mal contada, cuya fuerza opositora es simplemente el hecho de que no puedan llevarse bien estos dos grupos; existe un antagonista, pero este pasa desapercibido tanto tiempo que es fácil olvidar lo que trama. Después de 40 minutos de película seremos testigos de una larga y sin sentido secuencia que a pesar de tener sus momentos graciosos es muy escueta, además de demostrar la poca creatividad para crear los lazos entre los personajes y en vez de eso, lo hacen de una forma muy forzada. Para colmo se incluye a Carlos Ballarta en el elenco, uno de estos stand uperos que buscan darle gracia a la cinta y que solo está ahí para hacer el ridículo.

Hay todo tipo de fallas de continuidad que se vuelven una burla, la producción eligió muy mal los lugares para las escenas y sobre todo los detonantes de la trama son inverosímiles, no aunado a esto, la cinta, da varias fintas de tener subtramas, pero nunca les dan seguimiento, quedándose como meras situaciones fuera de lugar y me refiero en concreto a la mamá de Genaro o esta situación de ser Americanista y compartir ese gusto con otro personaje.

Sin duda, Mirreyes contra Godinez, lo intenta, pero nunca logrará desbancar a Nosotros los nobles, al ser presa de sus propios pecados, repito, es accesible y graciosa, pero no solo no aporta nada nuevo, sino que en cuanto pierde su magia, da un poco de pena ajena. Tal vez este proyecto hubiera brillado más como una serie de televisión y estoy seguro que tendría la misma o más fama.

Crítica de 'Mirreyes contra Godinez'
Lo Bueno
  • Chistes
  • Actuaciones
Lo Malo
  • Argumento
  • Producción
5Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
6.5