Una de las primeras películas mexicanas en competencia a mejor largometraje que tuvimos oportunidad de ver fue Mano de Obra. Esta Ópera Prima de David Zonana nos presenta desde un inicio a un grupo de albañiles que se encuentran trabajando en una «obra», la cual es una opulenta casa que está siendo construida para un hombre muy rico. A tan solo unos minutos de que haya iniciado el filme, somos testigos de un duro accidente en donde lamentablemente, uno de estos hombres pierde la vida. Es así que su hermano, Francisco (Luis Alberti)quien también es un albañil en dicho lugar, intentará hablar con su patrón para lograr conseguir alguna clase de indemnización que pueda ayudar a la viuda de su hermano, quien como era de esperarse, está embarazada. Desafortunadamente una serie de circunstancias evitan que esto sea posible, lo cual llena de resentimiento a Francisco hacia esta persona de grandes recursos económicos.

Conforme la película avanza, veremos cómo la trama prefiere saltarse las obviedades de su guion (como la venganza del pobre contra el rico), para convertirse en una crítica social y en una representación de las ideas de riqueza de la clase baja. Esto llevará al personaje principal a tomar una decisión muy importante que cambiará el curso de la película y sobretodo, a cambiar nuestra percepción como audiencia hacia su persona. Poco a poco seremos testigos de que el protagonista que desde un principio se nos vendió como un héroe, en realidad es un anti-héroe, quien irá siendo corrompido poco a poco por aquello que despreciaba desde un inicio. Su verdadero rostro e intenciones saldrán a flote a través de diversas situaciones, otorgando así muchísimo trasfondo a la película y sobretodo, a aquellos que le rodean.

Es bastante evidente que el principal interés de David Zonana era mostrarnos cómo las personas pueden llevar a cabo acciones con las mejores intenciones, pero al final, lo que obtengan a cambio puede corromperles de forma irreversible. Esta representación minimalista (y surrealista) sobre un grupo de personas que solo busca una vida mejor y alcanzar sus sueños —aún cuando ni siquiera sepan que están viviendo en una utopía que indudablemente será consumida por el clasismo que existe en un país como México— es sin lugar a dudas uno de los trabajos más interesantes que he visto sobre el tema, además de funcionar como una gran carta de presentación para este joven director que seguramente nos dará mucho de que hablar en futuros proyectos. Esa dupla Zonana-Franco puede rendir muchos frutos y eso es algo que debería emocionarnos.

Mano de Obra tal vez no sea una gran película, pero es lo suficientemente atractiva en cuanto a temática y manufactura para que sea merecedora de echarle un vistazo. Es además, un retrato bastante convincente sobre la insostenibilidad de las fantasías en un mundo tan cruel y pesimista como el nuestro. Donde hasta las personas con las mejores intenciones pueden ser consumidas por una ambigüedad moral que no se podrá evitar, corrompiendo sus almas, mentes y corazones.

FICM 2019: Review de 'Mano de Obra'
Positivo
  • La forma en que aborda su crítica social
  • No va a lo seguro
  • El personaje principal
Negativo
  • Se nota que le hace falta experiencia en manejo de actores al director
  • Algunos diálogos y personajes se sienten sobreactuados
  • El accidente y lo que ocurre posteriormente con la cuñada es muy exagerado
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0