En el marco del Décimo Séptimo Festival Internacional de Cine de Morelia y sus actividades propias de la selección en competencia, se estrenó Territorio, una película dirigida por Andrés Clariond y que resulta una mirada muy interesante del estereotipo de masculinidad y su instintiva protección de su territorio. Con esta premisa, esta producción busca crear un reflexión en el espectador de lo que somos más allá de nuestra individualidad.

Territorio se centra en la vida de una pareja de casados, quienes aparentemente tienen una vida pacífica y se encuentran en el proceso de buscar conformar una familia mediante la procreación de un hijo. Manuel, es un hombre trabajador y con habilidades para la carpintería, Lupe es su esposa, educadora y pronto tendrán que enfrentarse a la noticia de que lamentablemente por una cuestión fisiológica no pueden tener descendencia, al menos que busquen un donador de esperma. Para este punto entra en escena Rubén, quien poco a poco se ganará la confianza de la pareja, pero hacerle la pregunta crucial puede tener consecuencias inesperadas.

El principal acierto de esta producción es sin duda su guión que ciertamente en un principio se puede ver como una historia llena de melodrama, pero a partir de cierto punto la historia dará un giro inesperado que mantendrá a los espectadores inmersos en la narrativa. El guión logra que seas empático con el personaje principal y vayas sufriendo el proceso de castración psicológica al que es sometido. Otro de los puntos más importantes que destacan de la película es sin duda que a pesar del tono dramático y serio del argumento tiene ciertos momentos que liberan la tensión logrando sacarte una ligera sonrisa y estos sin que se sientan forzados, haciendo aún más rica la experiencia.

Pero esta historia no podría lograr el efecto deseado sin las convincentes actuaciones del trío principal de actores, encabezado por José Pescina, quien interpreta a Manuel y sobre el cual recae en su mayoría el peso de la película. Para completar este trío se encuentra Paulina Gaitán como Lupe, la esposa de Manuel y quien en un principio funge como esa voz de sensatez y que poco a poco se irá corrompiendo. Y para terminar Jorge A. Jiménez, quien es la manzana de la discordia en esta pareja y que va cambiando su rol, de una manera muy interesante. La dirección de Andrés Clariond queda manifiesta en esta producción, en donde nuevamente explota un excelente manejo actoral como el que llegó a mostrar en Hilda, su ópera prima, en aquella ocasión logrando una excelente participación tanto en el FICM como en taquilla.

Sin duda Territorio es una interesante propuesta, fresca y sobre todo que sale un poco de la temática general del cine mexicano actual que se encuentra encasillado entre el género de la comedia romántica y el narcotráfico. Tratando un tema como la masculinidad, una de las ideologías más arraigadas en la sociedad mexicana y que en esta película es explorada de una forma por demás interesante.

Territorio seguramente llegará a las pantallas de cine de manera comercial y les recomendamos que le den una revisada.

FICM 2019: Review de 'Territorio'
Lo Bueno
  • Guión
  • Actuaciones
Lo Malo
  • por momentos muy melodramática
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0