Siempre resulta interesante cuando cualquier obra resulta ser algo completamente diferente a lo que se esperaba de ella. Que rompe con las expectativas del consumidor, ofreciendo algo diferente y en ocasiones, mejor (o peor) a lo que se tenía previsto. Este tipo de trabajos siempre se ven rodeados de opiniones polarizantes que ayudan a generar una especie de morbo en el espectador, deseando poder consumirlos lo antes posible para de esta forma asegurar si «vale o no la pena» según su propio criterio; sumándose a una ola de opiniones y validándose a sí mismos en el proceso. El séptimo arte está repleto de casos así, pero el más reciente es The Lighthouse, la nueva película de Robert Eggers quien anteriormente nos trajo la mundialmente aclamada The VVitch (2015).

Después de una introducción de dicho calibre para un director novato (The VVitch fue su ópera prima), mucho se esperaba para su siguiente proyecto. Este es protagonizado por Willem Dafoe y Robert Pattinson quienes encarnan a un par de hombres que deben hacerse cargo del cuidado y mantenimiento de un faro ubicado en una lejana isla, en algún punto de la costa de Nueva Inglaterra. De esta forma se nos introducirá a su rutina diaria donde poco a poco veremos los típicos roces que pueden salir a flote entre un jefe y su subordinado. La posición de poder de uno sobre el otro, en medio de un aislamiento autoimpuesto, sacará a flote diversos temas e interpretaciones a analizar. Donde la masculinidad y la sexualidad reprimida, sacarán a flote sus lados más oscuros, rozando peligrosamente el borde de la locura.

No cabe duda que uno de los aspectos más destacables  (y alabados) del filme provenga y se inspire del expresionismo alemán. La faceta visual a cargo de Jarin Blaschke, apoyada en ese aspect ratio de 1.19:1, además de la acertada elección de blanco y negro; nos transporta fácilmente al pasado a través de cuidadísimos encuadres y un diseño de arte muy sobrio a cargo Matt Likely. Otro aspecto a destacar es la tensa banda sonora de Mark Korven quien después de deleitarnos sonoramente con The VVitch, une fuerzas nuevamente con este joven director para presentar uno de los mejores trabajos del año. Pero todos estos elementos también tienen un punto «en contra», ya que sirven como distracciones de lo que se nos está presentando en pantalla.

Son muchísimas las lecturas que se pueden sacar de una película como The Lighthouse, pues las múltiples referencias, simbolismos y paralelismos con obras tan antiguas como los mitos griegos, o el estilo narrativo de H.P. Lovecraft, confundirán a más de uno. Lo cual explica la recepción tan mixta que he sido capaz de apreciar tanto en amigos como conocidos. Seguramente muchos esperan una película de horror con una estructura y tensión similar a la obra previa de este director, pero afortunadamente (o desafortunadamente como se le quiera ver), se optó por una propuesta narrativa diferente que tal vez no sea del agrado de muchos, pero no por eso dejará de ser tan gratificante.

El peso narrativo de la película cae completamente sobre los hombros de Willem Dafoe y Robert Pattinson, quienes nos presentan uno de los duelos actorales más fascinantes de los últimos años dentro del cine. Esto reafirma el gran talento que el anteriormente despreciado Robert posee y se ha ganado con mérito propio, el reconocimiento y fama por el que alguna vez llegó a ser criticado simplemente por haber formado parte de una serie de películas enfocadas hacia un sector juvenil. Aquí, está al nivel de un actor consolidado como lo es Dafoe e incluso, le llega a opacar en ciertos momentos.

The Lighthouse es un trabajo fascinante para el género al que pertenece, pues es un proyecto arriesgado y poco convencional para los estándares actuales del mismo. Si bien no es tan compleja como pretende serlo, es una experiencia muy rica a la cual los invito que le den una oportunidad en cuanto tenga su estreno comercial en cines. Esto con la finalidad de vivir experiencias diferentes a las que están acostumbrados y darse la oportunidad de apreciar otro tipo de historias, en donde The Lighthouse, funciona como una gran carta de presentación para mucho cine, libros y arte poco conocido por parte del público que solamente consume cine comercial.

FICM 2019: Review de 'The Lighthouse'
Positivo
  • La presentación visual
  • Las actuaciones
  • La sensación constante de inquietud a lo largo de toda la película
Negativo
  • El sinfín de símbolos y referencias en la historia confundirán a muchos
  • El ritmo es algo pesado
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0