Fuego adentro es el cuarto largometraje de Jesús Mario Lozano, un director poco conocido que en esta ocasión forma parte de la competencia de largometraje mexicano dentro del Festival Internacional de Cine de Morelia. En esta película se nos introduce a la vida de León (Hugo Catalán), un hombre que vive en soledad en un pueblo llamado Cuetzalán, tratando de esconderse y huir de un pasado tormentoso. Precisamente este anonimato le hace pasar desapercibido en dicho lugar, pues nadie lo voltea a ver dos veces. El riesgo de que su identidad salga a la luz incrementa cuando recibe la visita de Andrés (Armando Espitia) quien es su hermano menor y al contrario de lo que nos podríamos imaginar, este reencuentro podría no ser tan agradable ya que traerá consigo noticias de una realidad que León ha estado evadiendo por mucho tiempo. Esto le hará enfrentar los fantasmas de su pasado y en cierto modo, los de su futuro.

Esta producción resulta ser un trabajo de análisis muy interesante sobre la violencia y los efectos colaterales que tiene en las personas en un mundo como el que habitamos. Donde en muchas ocasiones es inevitable sacarle la vuelta, aun cuando se desee tener una vida mejor. El pasado siempre nos alcanza. Además, lo que resulta ser completamente enganchante, es que a pesar de que se aborda la temática del narcotráfico y la violencia, aquí no se hace uso alguno de shock value, o ningún tipo de representación que corra el riesgo de ser amarillista o que victimicen este tipo de situaciones. La forma en que se narra la violencia es a través de silencios y pausas muy puntuales a lo largo de diversas conversaciones entre estos dos hermanos, donde nos damos cuenta que lo que se dicen el uno a otro duele más que si una bala les atravesara el pecho para deleite visual del espectador. Sin embargo, la forma de la película resulta ser un tanto escueta y con poco qué ofrecer a nivel narrativo.

El elenco hace un trabajo aceptable en términos generales, quienes hacen un gran esfuerzo para mantener a flote este proyecto gracias a la vitalidad que impregnan a la película. El carácter que demuestran tener estos personajes es reforzado a través de una interesante propuesta visual (a pesar de que el equipo empleado es de baja calidad para los estándares de hoy en día), ya que tiene algunos encuadres que resaltan la belleza de este inhóspito lugar. Por otra parte, el diseño sonoro tiene un par de detalles que probablemente puedan ser solucionados con una reedición del mismo.

A final de cuentas, Fuego adentro acierta de lleno en su forma de retratar la violencia sin mostrarla. El inconveniente surge cuando vemos lo limitada que fue su producción, desde las fallas en sonido, hasta la baja calidad de resolución por el equipo empleado para filmar esta película. Pero también sirve como recordatorio que, pese a las adversidades, cuando se quiere contar una historia, siempre se encontrará la manera de lograrlo por imposible que parezca. De presentarnos una visión que, en este caso, es mostrarnos nuevamente uno de los tantos problemas de nuestro país y que hemos visto hasta el cansancio, pero el mérito es haberlo hecho de una forma completamente distinta.

FICM 2020: Review de 'Fuego adentro'
Positivo
  • Su cast de tres actores
  • El enfoque sobre la violencia
Negativo
  • La producción
  • La ligereza de la trama
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0