FICM 2021: Review de ‘Travesías’

Seis años después de que el director Sergio Flores Thorija ganara el premio a mejor cortometraje de ficción en el Festival Internacional de Cine de Morelia, regresa a lo que él considera su casa con Travesías, su película más reciente. En esta película se nos presenta a dos personajes, Alejandra y Víctor, quienes parece ser que no tienen nada en común más allá de de experimentar una serie de infortunios. A medida que la trama avance, veremos ciertos paralelismos en cuanto a sus respectivos viajes personales.

Alejandra es una mujer que vive en Tijuana y trabaja colocando uñas. Justo al inicio del filme, la vemos despedir a su hermano quien está a punto de emprender un difícil viaje con la finalidad de cruzar la frontera estadounidense en busca del famoso sueño americano. Por su parte, un joven llamado Víctor llega de visita temporal a casa de su madre en San Diego, California, luego de haber estudiado negocios en Nueva York, mientras que está intentando crear su propia empresa. Ambos personajes son muy diferentes entre sí pero hay algo que comparten. Ambos se sienten solos y a la deriva en un presente que les abruma. Son incapaces de encontrar su propia felicidad e identidad. Esto se agrava cuando la familia de Alejandra sufre una tragedia y algo parecido ocurre con Víctor. Tijuana, San Diego y la frontera se convierten en piezas centrales que decidirán el futuro de estos chicos que se encuentran emocionalmente perdidos.

Resulta interesante ver cómo Sergio Flores decide abordar la temática de la migración y la forma en que nuestros vecinos del norte nos perciben como seres inferiores, tanto así que Víctor en muchas ocasiones finge ser alguien que no es en busca de aceptación externa y personal. También se hace un análisis que se enfoca en cierta idiosincrasia que es inherente en los mexicanos, pues es común ver que muchos buscan abusar de la buena fe del prójimo. No obstante, a pesar de sus puntos positivos, Travesías no deja de sentirse como un trabajo a medio cocer, apresurado incluso, en donde se busca desesperadamente que conectemos con sus protagonistas y con aquello que les causa martirio pero tanto el guion como las actuaciones se quedan algo cortas en ese sentido, donde lo que verdaderamente destaca es el aspecto visual y el manejo de cámara y encuadres. Esto resulta ser algo decepcionante ya que las ideas y el concepto están ahí, solo que no pudieron ser pulidos al máximo.

Calificación
3