La escena inicial de la Ópera Prima de Hugo Villaseñor Alcázar comienza con los dos protagonistas respondiendo un cuestionario explícito sobre su sexualidad, lo que los introducirá al mundo del cine pornográfico, esto producto de una buena remuneración en efectivo y la búsqueda de variedad dentro de su vida sexual. Conforme la trama avanza, los problemas económicos, la desconfianza y el machismo van carcomiendo a esta relación poco a poco.

El argumento con el cual comienza ¿Qué harás cuando Dios muera? bien podría remitirnos a una versión aún más soporífera de Daniel y Ana de Michel Franco, sin embargo, termina siendo más un híbrido mal ejecutado entre dos películas hermanas como Batalla en el cielo de Carlos Reygadas y Yo soy la felicidad de este mundo Julián Hernández con todo lo malo que esto significa. Estamos hablando de un relato que busca únicamente atraer a la audiencia mediante el morbo, aunque ni siquiera logra ser completamente trasgresora en cuanto a sus escenas explícitas, dando como resultado momentos muy pobres de impacto narrativo y visual.

Existen demasiados aspectos que juegan en contra de una película como esta, desde el pobre aspecto visual —más propio de un cortometraje estudiantil—, las actuaciones planas y forzadas por un par de actores que intentan hacer lo posible con el material otorgado o lo que viene siendo lo peor, la visión tan inmadura al intentar exponer los conflictos que pueden surgir entre dos personas que tienen una relación de pareja. En cierto modo, se normaliza y justifica la violencia de género con una película con estas características, lo cual es imperdonable y genera serias dudas sobre por qué este trabajo fue seleccionado para un festival tan importante como lo es FICUNAM. La pobre narrativa tampoco ayuda, dejando a la deriva múltiples temas sin crear una verdadera progresión dramática.

No cabe duda que esta es una película tan pretenciosa como morbosa, solo equiparada por su torpe y limitada ejecución. ¿Qué harás cuando Dios muera? termina por ser un producto netamente fallido y que difícilmente encontrará un público dentro del sector independiente debido a sus características, en especial con respecto al retrato que hace sobre la mujer. Este es otro ejemplo que engloba todos los malos vicios del cine independiente en México.

FICUNAM 11: Review de '¿Qué harás cuando Dios muera?
Negativo
  • Películas con estas características no deberían existir
0Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0