Domingo 20 de Octubre 2013

A-los-ojos

El segundo día del festival inició con la presentación de A los Ojos, la nueva cinta de Michel y Victoria Franco, donde Michel confesó que empezaron a filmar sin guión y con sólo una escaleta de tres páginas y que la terminaron cinco días antes de que comenzara el FICM, así que fue su primer proyección en México.

Mientras tanto se llevaba a cabo la función especial de About Time de Richard Curtis y un recorrido por la exposición fotográfica en honor al actor Arturo de Córdova.

arturo-de-cordova

Después se presentó el filme mexicano en competencia La jaula de oro, que contó con la presencia de su director, Diego Quemada-Diez, la productora Inna Payán y su elenco. Sobre el perfecto retrato que se hace a la inmigración, Inna Payán comentó“Diego quería filmar en lugares reales, con migrantes reales y con los peligros que esto conlleva, pero si no hubiéramos hecho las cosas así, con riesgos, no hubiéramos obtenido el resultado del cual nos sentimos orgullosos”.

Más tarde, Amat Escalante recibió el Premio Tradicional Cuervo al Cineasta del año 2013 en el Teatro Rubén Romero, todo esto debido a su trabajo realizado en Heli. Al mismo tiempo, Shannon Kelly presentaba en Cinépolis Centro la película Hijas del polvo de Julie Dash.

Por otro lado, la presentación del filme La maison de la radio corrió a cargo del documentalista francés Nicolas Philibert. Por su parte, el director Diego Galán y la productora Esther García presentaron Con la pata quebrada. A su vez se presentó el proyecto Cinema 23, el cual busca apoyar y premiar al cine iberoamericano.

Al final de la jornada, tuvo lugar la presentación del filme Emanuel and the truth about fishes con la presencia de su directora, Francesca Gregorini. Casi al mismo tiempo el francés Bruno Dumont presentó Camille Claudel 1915 comentando que se basó en cartas y en el expediente clínico en el que describen los gestos de Camille para realizar un retrato fílmico de forma real. Para terminar el día al máximo se dio cita a los fans de Jorge Michel Grau con el remake americano de su cinta, We Are What We Are, fue una lástima que el director Jim Mickle no pudiera asistir como se tenía planeado debido a conflictos de agenda. Fue un sentimiento agridulce terminar este día con esa noticia.