The Berlin Bride es uno de esos proyectos cinematográficos que utilizan una presentación nostálgica para llamar la atención de la audiencia. Implementando una estética completamente vintage, esta cinta escrita y dirigida por Michael Bartlett nos presenta a dos hombres que radican en Berlín, Alemania, en la década de los 80. Ambos encuentran los restos de un maniquí, cada quien por su parte, iniciando así una peculiar obsesión con lo que han recolectado, destapando poco a poco sus respectivas perversiones, además de darse cuenta que este maniquí tal vez tenga más vida de lo que se habrían imaginado.

Este filme es prácticamente mudo, ya que con excepción de unos cuantos diálogos esporádicos, muy poco es expresado a través de palabras entre los personajes principales. Como mencioné al inicio, es una película que bebe mucho de la nostalgia y hasta cierto punto, prioriza la estética sobre su narrativa. El resultado es una amalgama de diversos estilos, como el cine giallo, el expresionismo alemán y el surrealismo. Todo esto suena muy bien en papel hasta que se ve el resultado, el cual dista mucho de ser completamente convincente.

The Berlin Bride funciona más como una curiosa representación sobre cómo el hombre saca a relucir sus fetiches y obsesiones, la facilidad con la que se llega a la cosificación sexual y las perversiones que la generan, más no lo justifican. Me queda claro que el director quería crear una película de culto e investigando un poco sobre qué opinan los espectadores en general, parece ser que lo ha logrado. Sin embargo, no creo que una estética visual interesante y una banda sonora memorable sean elementos suficientes para afirmar que estamos ante una película que verdaderamente valga la pena.

Aun cuando solo dura 71 minutos el visionado de la película se vuelve muy pesado, dando la sensación de que hubiese sido mucho más efectiva como un cortometraje. Esto es una lástima porque el proyecto tiene grandes momentos, desde sus interesantes secuencias oníricas, hasta la forma tan sutil con la que se le coquetea a la transexualidad. Lamentablemente, las ambiciones de Bartlett le quedaron bastante grandes, creando un resultado muy menor.

Macabro XIX: Review de 'The Berlin Bride'
5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0