Una de las mejores películas que tuve oportunidad de ver el año pasado dentro del TIFF 2020 fue True Mothers, una película sobre la maternidad desde dos puntos de vista completamente diferentes. Esta cinta dirigida por Naomi Kawase nos narra cómo una adolescente de apenas 14 años resulta embarazada y cuando su familia se entera, es forzada a dar a su bebé en adopción. La pareja que adopta a este pequeño había estado teniendo dificultades para concebir, por lo que se sienten sumamente agradecidos por esta oportunidad. Conforme pasa el tiempo, la madre biológica y esta pareja volverán a ser reunidos, teniendo secuelas emocionales muy fuertes en todos ellos.

Decididamente puedo afirmar que es una película muy emotiva y melancólica, que a pesar de contar con un ritmo un poco lento, logra con creces contarnos una historia profundamente emocional que seguramente hará llorar a varios. El tráiler muestra un poco de más para mi gusto, pero acierta de lleno al establecer el conflicto al que tendrán que enfrentarse estos personajes, mientras que a su vez, aprenderán una lección muy importante en sus vidas.

Como dato adicional, este filme fue seleccionado como el representante de Japón en la carrera a la selección de Mejor Película Internacional dentro de la próxima ceremonia de los Premios Oscar.