El director británico Sam Mendes siempre ha destacado tanto en cine como teatro gracias a sus impecables producciones y a la forma en que nos cuenta sus historias. Esto le ha brindado el reconocimiento de la crítica e industria gracias a sus críticas tan positivas y premios a lo largo de su carrera. En esta ocasión, después de sus grandes éxitos en taquilla luego de dirigir películas sobre James Bond, regresa con 1917, su película más reciente y que a pesar de ser un proyecto más personal, no deja de lado los altos presupuestos con los que sus películas suelen contar.

En 1917 se nos narra una historia que se desarrolla durante la Primera Guerra Mundial, precisamente en el año que da título a la película. Aquí vemos cómo dos soldados británicos son encomendados con una misión que les demanda atravesar territorio enemigo, con la finalidad de detener un ataque de su propio ejército contra las fuerzas alemanas. Esto debido a que los germanos han creado una trampa mortal que podría resultar en la muerte de cientos de hombres. Es así que este par de amigos inicia una carrera a contrarreloj en donde tendrán que sufrir una serie de acontecimientos que tratarán de hacerles imposible el cumplir con su objetivo.

El gran acierto de este filme proviene del talento del cinefotógrafo Roger Deakins, quien bajo las órdenes del director Sam Mendes, se ha encargado de diseñar y ejecutar el rodaje de la película para crear el efecto de que estamos ante un par de tomas continuas y sin cortes. Plano secuencias. Este diseño y presentación visual es todo un éxito ya que es el resultado de muchas horas de ensayo entre actores y cuerpo técnico, además de los imprevistos en la logística y un montaje muy bien realizado por parte de Lee Smith. Todo esto es adornado con gran acierto por la música de Thomas Newman, quien probablemente entrega uno de sus mejores trabajos a la fecha. Tampoco se puede dejar de lado el buen trabajo de sus protagonistas, Dean-Charles Chapman y George MacKay, siendo este último quien termina por robarse la cinta.

Ahora, dejando de lado el grandioso espectáculo visual, la verdad sea dicha, esta obra no aporta ninguna novedad al género bélico. Es cierto que 1917 está llena de tensión y genera una gran ansiedad en el espectador al ser testigos de lo que tienen que sufrir un par de hombres que solo intentan cumplir con una misión y sobrevivir en el proceso. La película es predecible y no pretende ser más que un simple vehículo de entretenimiento, enfocada completamente en el viaje, más que en el final del mismo. Es un trabajo muy débil en cuanto a narrativa se refiere y probablemente, uno de los guiones más débiles con los que ha trabajado Sam Mendes.

Parece ser que con este trabajo (que es un poco personal al basarse en experiencias contadas por su propio abuelo), lo que verdaderamente interesa al director es entretener a la audiencia, cosa que logra muy bien. Pero se queda muy lejos de la complejidad de las grandes obras de este complicado género del cine. Es un caso muy similar a Gravity de Cuarón, el cual le valió todos los premios al mexicano y todo indica que lo mismo va a ocurrir con Mendes, pero al igual que con la película sobre los astronautas, este filme es puro espectáculo y nada más.

Review de '1917'
Positivo
  • Trabajo técnico implecable
  • Excelente espectáculo
Negativo
  • Predecible
  • Poco que ofrecer a nivel narrativo
7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
7.7