Inicia Octubre el mes del cine de horror por predilección con una propuesta muy interesante, que ha conquistado audiencias en donde se ha exhibido y es ya considerada una de las mejores obras de horror del año, casualmente más por su agradable y gracioso estilo, que por lo perturbadora que pueda llegar a ser esta nueva cinta de los directores de Devils Due y VHS.

Boda Sangrienta (Ready or not) es una comedia de humor negro con tintes de terror, o viceversa. En ella nos narra la historia de Grace (Samara Weaving), una chica que ha decido casarse con Alex Le Domas, descendiente de una familia millonaria, que amasó su fortuna de la venta de juegos de mesa. En el mero día de su boda, después de la tradicional ceremonia, Grace, tendrá que jugar, claramente, un juego, con la familia de su esposo, sin embargo, este será seleccionado por la caja que el señor Le Bail, les creo, quien presumiblemente es un practicante de la magia negra y en el pasado ayudo a el bisabuelo Le Domas a amasar toda su fortuna, por lo que el juego ha resistido generaciones. En el participan la tía, la madre, sus hermanos y los cuñados, quienes con tradicionales armas de fuego y de cacería, tendrán hasta el amanecer para capturar a la novia y realizar el sacrificio que se les demanda.

Si bien, es una película de comedia negra que apoya en el horror para crear tensión, su función es adentrarnos en una historia sobre las relaciones familiares y sus intentos de preservar las tradiciones por más oscuras que estás parezcan. El film está cargado de momentos inesperados en cuanto a muerte, pero mientras más avanza hacia el final esté es muy divertido aunque carezca de originalidad y las pistas que se dan a lo largo de la película lo hacen aún más evidente. Boda sangrienta, alude a un título en donde la sangre es un elemento más de la película, lo que la hace que no sea una película tan fácil de digerir a pesar que el producto final sea una película satisfactoria en acción, risas, burlas a las características de sus personajes y alguno que otro salto de miedo. Y esto es debido a una buena dirección de sus dos directores, Matt Bettinelli-Olpin, Tyler Gillett, quienes en sus anteriores trabajos se habían destacado en películas más apegadas al género de terror.

Sin embargo, también esto no podría ser, gracias a la excelente actuación de la actriz australiana Samara Weaving, quien con sus expresiones faciales que a su vez se reflejan en sus ojos, su vestuario de novio con converse o con otros elementos, la hacen crear un personaje que bien podría estar llegar a ser, en un tiempo futuro, en un referente de la cultura pop. Y, también se añadiría como en elemento a destacar su tono de humor negro, que bien para muchos podría ser un distractor al considerar que esta película podría sacarles más sustos que risas.

Uno de las cosas más interesantes en Boda Sangrienta, además de su fresca propuesta es sin duda la cantidad de referencias y homenajes que se hacen a juegos de mesa, siendo Clue, el que en voces de los directores fue tomado como principal inspiración. Por ejemplo los métodos de asesinato mostrados en la cinta en su mayoría son trasladados directamente del juego de mesa.

Boda sangrienta, es un vehículo para entretener, para burlarse de las élites, en vez de agregar algo nuevo al género, sin más pretensiones. Siendo así, Boda sangrienta nos advierte que muchas veces no conocemos del todo a la familias políticas, pero de una manera menos convencional.

Review de ’Boda Sangrienta’
Positivo
  • Samara Weaving
  • Tono
Negativo
  • Final
6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0