Gael García Bernal es uno de los mejores actores mexicanos en la actualidad, su nombre ha alcanzado producciones en todo el continente americano y Europeo. Desde hace algunos años, ha mostrado interés por desarrollar sus habilidades en la parte de la dirección, situación que lo llevó estrenar hace unos años su primer largometraje, Déficit. Ahora está de vuelta con nuevo material, el título de esta nueva producción es Chicuarotes.

El contexto social que viven un grupo de jovencitos oriundos de  San Gregorio Atlapulco, población que se encuentra en la riviera del lago de Xochimilco, es complicado y nos muestra una realidad en la que Cagalera y Moloteco, interpretados por Benny Emmanuel y Gabriel Carbajal respectivamente, se encuentran en una búsqueda desesperada por salir de la pobreza situación que tras intentarlo de varias formas, los llevará a gestar un plan que podría cumplirles sus deseos.

La premisa se ve simple, pero el guión escrito por Augusto Mendoza, es crudo y divertido a la vez, está plagado de situaciones que a más de algún espectador les robara una carcajada, siendo este el mayor punto en el escrito ya que fuera de ellos, termina cayendo en un melodrama similar al que hemos visto en otras películas de este estilo. El personaje de Cagalera, como protagonista, esta muy bien desarrollado, es tóxico, mordaz y desvergonzado, situación reflejo de su contexto familiar que nos permiten ver, lamentablemente, esto es lo único que se explota, el personaje de Moloteco se queda ahí, solo es un cómplice que sigue fervientemente al protagonista, pero nunca se nos explica la razón de su actuar. Existen otros personajes que rompen completamente con el universo planteado y saltan a la vista desde el primer momento en que se ve en pantalla, una lástima, dado el potencial como personaje con el que contaban.

Se nota la calidad de actor que es Gael y lo transmite a sus actores, la dirección de talento están muy bien, Benny Emmanuel, quien ya ostenta un Ariel como mejor actor revelación en De la infancia, demuestra sus dotes actorales y bajo la guía adecuada nos regala un personaje que fácilmente vas a llegar a odiar; Gabriel Carbajal, es un debutante, salido de la nada, pero que sin problema proyecta una soledad desgarradora, un personaje cuya lealtad está por encima incluso de sus intereses y resulta una grata revelación; cerrando el trío de protagonistas se encuentra Leidi Gutiérrez como Sugheili, quien continúa demostrando que tiene un futuro interesante dentro de la actuación femenina en nuestro país. El resto del elenco lo integran Daniel Giménez Cacho, cuyo personaje representa una oposición a los planes de los protagonistas y para terminar Dolores Heredia, como la madre del Cagalera y que vive su propio arco argumental, que toca temas como el machismo y maltrato familiar, siendo para mi gusto la parte de la trama más interesante.

Se puede ser muy duro con Chicuarotes, pero resulta un intento bastante decente y muy alejado de las comedias románticas que abundan en nuestro país. Al espectador mexicano le gusta reir, aqui van a reír por momentos, el lenguaje tan vulgar que usan los personajes, pero que dicho de una manera muy natural causa gracia, pero lo que al mexicano no le gusta ver, es la realidad social, la cual resulta una fuerte crítica expuesta a medias, sin ser abrumadora, pero sí una cruda sobre la pobreza, sus usos y costumbres, falta de educación y sobre todo esa ligera línea entre el bien y el mal por la que todos los personajes se pasean sin problema alguno.

Chicuarotes es una película mexicana interesante y que merece una oportunidad, no va a trascender, pero se nota el crecimiento como director de Gael García desde su Ópera prima y su habilidad para el manejo de actores, quien sabe que pueda traernos a futuro, pero al menos la atención de un servidor, la tiene ganada.

Review de 'Chicuarotes'
Lo Bueno
  • Actuaciones
  • Crítica Social
Lo Malo
  • Guión
  • Poco desarrollo de los protagonistas
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
6.6