Los guionistas y productores Steven Moffat y Mark Gatiss se han ganado a pulso su reconocimiento dentro de la industria del entretenimiento gracias a su labor en Dr. Who, Jekyll y Sherlock, siendo esta última uno de los grandes ejemplos sobre cómo este dúo se las ingenió para reinventar al famoso detective de la calle Baker y traerlo a una etapa mucho más contemporánea, no sin dejar de respetar la esencia de dicho personaje. Por esta razón, cuando se anunció que se encargarían de desarrollar una miniserie para la BBC que se enfocaría en Drácula, muchos nos emocionamos ya que un personaje tan icónico en la cultura popular y uno de los grandes referentes sobre el vampirismo, abre posibilidades infinitas ante el talento de estos dos hombres como escritores.

Dicha miniserie cuenta con tan solo tres episodios, los cuales pueden ser vistos a través de la plataforma de streaming Netflix desde el pasado 01 de enero. En esta producción, se nos presenta la historia que muchos ya conocemos por haber leído la famosa novela homónima de Bram Stoker, o por alguna de sus múltiples adaptaciones tanto en cine como tv a lo largo de los años. De inicio vemos como el abogado Jonathan Harker (John Heffernan) llega al castillo del Conde Drácula, quien en esta ocasión es interpretado por Claes Bang, actor danés a quien tal vez recuerden por su participación en The Square. De esta forma, se irán desarrollando algunos de los eventos más emblemáticos de la novela, pero contando con ciertos giros y cambios en su trama para que se sienta lo suficientemente fresca sin dejar de lado aquello que le caracteriza.

Es así que los primeros dos episodios se enfocan en mostrarnos el horror y amenaza que Drácula significa para la gente normal. Uno de los grandes aciertos de esta producción es la elección de Claes Bang como este temible ser ya que dota al personaje de características que no muchos son capaces de alcanzar. Sin mucho esfuerzo logra transmitir ese encanto y elegancia aristocrática que seduce a hombres y mujeres por igual, no sin dejar de lado su lado más cruel y visceral; el cual crea momentos genuinamente graciosos ante su gran sadismo. El manejo del gore y el horror son manejados muy bien por parte de Jonny Campbell y Damon Thomas, los directores de los primeros episodios ya que la miniserie cuenta con algunos momentos bastante memorables en este sentido.

El problema de este proyecto comienza a surgir a partir del tercer y último episodio, ya que por circunstancias que no puedo revelar, se nos presenta con un plot twist que se siente un poco forzado si se está familiarizado con el trabajo de estos guionistas, ya que en lugar de parecer algo novedoso, da una sensación de reciclaje de ideas previamente utilizadas en los otros shows en los que han participado. Se nos vuelven a presentar a más personajes que terminan aportando poco y aborda situaciones de la novela que ya no eran necesarias, pero implementando una perspectiva más actual por decirlo de alguna forma. Debido a esto, ese encanto, misticismo y novedad que permeaba en las primeras tres horas (la miniserie dura cuatro horas y media en total) se pierde por completo, creando situaciones que se sienten inverosímiles para los personajes y específicamente, para una figura como Drácula. Otro factor que tampoco ayuda mucho es que se nota mucho la discrepancia en el tono narrativo, ya que hay ocasiones en los que se inclina demasiado hacia la comedia y otros en el horror (aquí es cuando más brilla). Esta disparidad crea cierto ruido y es una de las razones que impiden que este proyecto destaque verdaderamente, lo cual es una lástima ya que Claes brilla en cada momento que aparece en pantalla y se pone a la altura de Béla Lugosi como el famoso chupasangre.

Tal vez si Steven Moffat y Mark Gatiss no hubiesen querido ser tan ambiciosos y querer sorprender a la audiencia con giros impredecibles que en realidad solo terminan por afectar lo bueno que habían presentado en un inicio, estaríamos hablando de una miniserie más que redonda, con una de las interpretaciones más disfrutables que se han visto sobre este vampiro en muchos años. Lamentablemente su desarrollo más que asombrar, termina decepcionando y nos deja deseando un desenlace mucho más acorde a una historia de horror, que a un trabajo que termina siendo todo menos eso.

Review de 'Drácula'
Positivo
  • Los primeros dos episodios
  • El manejo del horror
  • Claes Bang como Drácula
Negativo
  • El tercer episodio termina por destruir lo bueno que tenía la serie
  • El desenlace se siente forzado y poco creíble para sus personajes
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0