Eurovisión es un  popular concurso de talento que se lleva a cabo en tierras europeas. El principal atractivo de esta competencia es que todos los paises participantes eligen a un conocido artista local para que los represente y ganar con una canción, la mayoría de sus ganadores  salen a la fama, o muchas veces se quedan en la fama dentro de su contexto territorial, que es Europa. A lo largo de los 64 años de historia del festival, hemos conocido a nombres como ABBA o Celine Dion, dentro de sus ganadores. Sin embargo, para nuestro territorio no es tan familiar. Pero eso no quita, que ahora se haya aprovechado este concurso para traernos una comedia, escrita, producida y actuado por Will Ferrel.

La comedia nos sitúa, en Islandia, país de pocos habitantes que por supuesto concursa, en Eurovisión, en donde dos personajes, Lars (Ferrell) y Sigrit (Rachel McAdams) de una comunidad rural siempre han deseado participar, pero no son tan buenos, por lo que no ganan las eliminatorias, pero algo en el destino, dice lo contrario y deberán acudir a la fiesta en donde conocerán a varios concursantes, en especial a los de Rusia y Grecia, que harán que de cierta manera, el cariño que se tiene Lars y Sigrit se ponga en duda mientras que su participación no sea del todo exitosa. Mientras van pasando los días antes de llegar a la final, veremos que es lo que les sucederá a ambos y las decisiones que deberán tomar a pesar de que estas se interpongan en su sueño de ser los ganadores de dicho evento.

 

 

Si bien, ya hemos visto muchas películas con Ferrell, sabemos cómo es su humor, un poco absurdo, un poco escatologico y un poco sin sentido en sus historias. Por lo que Eurovisión solo se hace un pretexto, para darle publicidad al concurso, recordarnos para qué ya que en este año, por primera vez se tuvo que cancelar y sobre todo satisfacer a sus fanáticos al implementar algunos cameos sorpresas de los últimos concursantes del año pasado así como sus ganadores más recientes.

Si bien, el pretexto está ahí, pero toma lo más chistoso que ha sucedido en el festival para hacernos reír, sin embargo, esto no se salva de llevarnos por una trama predecible, que se aleja un poco del funcionamiento original del festival sin dejar de conservar sus rarezas y características por las que tiene muchos seguidores, así como detractores. Por lo que si no eres fan, de las anteriores películas de Ferrell, este puede ser un impedimento para la disfrutes, porque la película, sí da risa, sí divierte y engancha aún más por su divertido y original soundtrack, que cumple con todo lo pegajoso que podría tener una canción del concurso. Por supuesto, también la que destaca en ese elenco, es Rachel McAdams, que a pesar de no ser la voz, su simpatía se gana cada escena, siendo la ganadora de nuestros corazones en donde no hubo concurso.

Conozcamos o uno el concurso, sin duda la película hará pasar un buen rato, a pesar de sus incoherencias o acciones predecibles.

 

 

 

Review de Festival de Eurovisión: La historia de Fire Saga
Positivo
  • Canciones
  • Lo absurdo de la historia
Negativo
  • HistoriaPredecible
  • Historia de la Trama
5.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0