Disney ha destacado en los últimos tiempos por la ola de adaptaciones de sus películas clásicas al formato Live Action. En algunos caso ha decidido actualizar un poco la historia dándole un toque a la trama para que encaje de mejor forma con las nuevas tendencias globales. El primer personaje que obtuvo este cambio de perspectiva fue la villana del cuento clásico La Bella Durmiente, siendo Maleficent, la protagonista absoluta de la trama pero a costa de sacrificar la oscuridad del personaje a cambio de una historia en el que ella es la víctima. Ahora 5 años después regresa el personaje en una secuela titulada Malefica: Dueña del Mal.

Siguiendo a esta modificación en esta ocasión, Aurora (Elle Fanning) siendo ya reina del Páramo, se compromete con el príncipe Phillip (Harry Dickinson) del reino vecino de Ulstead, tras enterarse de tal noticia, la reina Ingrith (Michelle Pfeiffer), madre de Phillip, los invita a una cena para celebrar tal compromiso, Maléfica (Angelina Jolie) está con pocas expectativas ante tal situación, pero acepta la invitación a la cena. Cuando pasa esto, se develan las intenciones de la reina Ingrith y un suceso hace que la leyenda de Maléfica vuelva a resurgir y esta salga huyendo, mientras tanto Aurora tratará de cambiar la situación, pero los planes de ninguna de las dos, saldrá como esperaban y las intenciones verdaderas de la reina Ingrith serán reveladas. Pero mientras tanto después del malentendido Maléfica descubrirá que no es la única hada oscura en la tierra y cuál es su verdadero origen al conocer a Conall (Chiwetel Ejiofor) y otros más.

Maleficent, Dueña del mal, continúa con una historia totalmente nueva a lo que solíamos conocer, una nueva línea narrativa se describe en esta secuela al introducir nuevos personajes y tratar de revelar el verdadero origen de Maléfica y poner en guerra a las hadas contra los seres humanos. Pero esta historia, es insoportablemente menos divertida, más melosa, llena de situaciones que sólo arruinan a un personaje que era caracterizado por una maldad más genuina y tratar de modificarlo y justificarlo provoca que se pierda todo el interés en él. Y los nuevos personajes, no se puede hablar más de que están llenos de las mismas características clichés de los personajes de cuentos de hadas, una villana que desea la venganza, otros llenos de rencor, el hombre ingenuo y la muchacha lista que descubre la verdad.

Maléfica, dueña del mal, es una película que a pesar de contar con una espectacular producción, su historia nueva, es todo lo contrario a una historia espectacular y de lucimiento de sus actrices y personajes femeninos. Angelina Jolie, a pesar de su vestuario, no ofrece nada y se desaparece en una narración aburrida. Pfeiffer, por el contrario se esfuerza en justificar las acciones de su personaje con su performance pero no alcanza, y sus efectos llenos de CGI, colores y criaturas nuevas, se deslucen en vez de brillar.

Disney aquí tiene un producto hecho, sólo para vender y continuar con la máquina de dinero, pero esperemos que se den cuenta que una secuela era innecesaria y más si el resultado final, es algo como esto. Y ojalá paren con esto.

Review de Malefica: Dueña del Mal
Lo Bueno
  • excelentes efectos visuales
Lo Malo
  • Rídiculo desarrollo del personaje
  • Trama melosa e incoherente
4Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0