En algún momento las productoras de cine mexicano se quedaron sin ideas, tal vez hubo un rebelde que quiso alejarse de las comedias románticas locales y de retratar a la decadente Ciudad de México para darle espacio a adaptaciones de películas que fueron un éxito en otros países, así fue como empezó la era de películas mexicanizadas y que en el 99% de los casos quedan muy por debajo de las originales. Tal es el caso de Mamá se va de vieja, adaptación de la películas argentina que reventó la taquilla en el 2017 dirigida por Ariel Winograd. Su contra parte, la versión mexicana de mismo nombre es dirigida por el legendario director de películas entretenidas y nada más, Fernando Sariñana.

La premisa de Mamá se fue de viaje, es la misma escrita por Mariano Vega  y que recibió un tratamiento para enfocarla en nuestro país por parte del mismo Sariñana, en la cual nos cuenta la historia de Cassandra, Ama de casa que se alejo de su carrera profesional en pro de cuidar su hogar e hijos, mientras que su esposo Gabriel, es el proveedor de la casa, situación que lo mantiene todo el día trabajando. Esta situación provoca que Cassandra se sienta poco apreciada y terminé tomando la decisión de retar a su esposo a encargarse de la casa y los niños mientras ella se toma 10 días para asistir a un retiro de yoga en Tulum. Por lo que por poco más de una hora y media vamos a ver  a Gabriel enfrentándose a la realidad de su esposa.

Los actores elegidos para interpretar a esta pareja son Andrea Legarreta y Martín Altomaro, para interpretar a sus hijos se contó con Nina Rubín, Leonardo Beltrán del río, Ari Placera y Leo Barceló. En específico son Martín Altomaro y el elenco infantil quienes llevan el peso de la película, el primero y protagonista lo hace bien, es agradable y carismático, además de que no es exagerado como suelen ser los personajes de este tipo de producciones. Los niños resultan faltos de emoción y muy planos en sus tramas, las cuales se sienten forzadas, sobre todo la de un personaje que llega a darle un twist a la trama y que no tiene un sentido, ni relevancia, únicamente el de alargar la trama.

El guión adaptado por Sariñana es otro de los puntos bajos ya que se enfoca en únicamente darle espacio a la historia de Gabriel, al cual muy forzadamente le da una redención y aprendizaje, pero no a los hijos y mucho menos podemos ver a Cassandra y como se desarrolla su historia en el tiempo lejos de casa, situación que te hace sentir que estas viendo un capítulo de la familia peluche o de alguna serie de esas simplonas. Las tramas lamentablemente se sienten muy al vapor, lo cual termina por provocar la incredulidad del espectador.

Lamentablemente el tratamiento de la película parece más el de una serie de televisión, pues la fotografía es muy limitada, de hecho en general la producción, situación que sorprender pues Sariñana quien cuenta ya con experiencia nos ha traído producciones mas elaboradas.

Mamá se va de viaje es entretenida, no voy a negarlo, no es una joya, mucho menos algo para recordar, pero no es una pena ajena como otras adaptaciones. Es una lástima que con un director tan experimentado, no haya sido más arriesgado con la trama en lugar de realizar una calca, palabra por palabra de la versión original.

Review de 'Mamá se fue de viaje'
Lo Bueno
  • Martín Altomaro
Lo Malo
  • Guión
  • Actuaciones
4.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0