El análisis de las relaciones y el matrimonio como tal siempre han sido fuente de inspiración para incontables películas dentro del cine y el arte en general. Supongo que es porque nos vemos atraídos hacia los ideales del amor o lo que debería existir en este tipo de vínculos sentimentales que tenemos con otras personas. Cuando este sentir (o mejor dicho la ausencia de) se hace presente, cambia por completo nuestra perspectiva sobre lo que muchos buscamos en nuestra vida y específicamente, en aquellos con los que decidimos compartir nuestros sentimientos. Esto es algo que siempre ha estado presente en la filmografía de Noah Baumbach ya que, de una forma u otra, el tema de la funcionalidad de las relaciones, las dinámicas familiares y la amistad son el motor principal de su obra. Su película más reciente, Marriage Story (Historia de un Matrimonio), no es la excepción.

A través de un montaje de ensueño, se nos presenta a los dos personajes principales de esta historia, Nicole (Scarlett Johansson) y Charlie (Adam Driver), donde ambos describen aquellas cualidades que aman el uno del otro, solo para descubrir posteriormente que están a punto de iniciar el camino tan tormentoso que resulta ser un divorcio. El guion es muy inteligente en cuanto a la presentación de sus protagonistas ya que nos expone a argumentos válidos de ambas partes, por lo cual nos es difícil ponernos de lado de alguna de estas personas a diferencia de muchos filmes que se inclinan mucho más hacia algún padre en específico como en Kramer vs Kramer (Robert Benton, 1979). El cariño y la preocupación del uno por el otro siguen estando presentes a diferencia de la ruptura que vemos reflejada en la fría relación principal de Loveless (Andrey Zvyagintsev, 2017); no es que estas personas ya no se amen, simplemente son incapaces de seguir viviendo juntos.

Conforme los minutos avanzan, estas personas que en un inicio se describían de la forma más hermosa y cariñosa posible, comienzan a sentir una enorme frustración debido a que son incapaces de reconocer sus fallos y hacer lo posible por llegar a una solución pacífica. Lo que alguna vez fueron palabras de amor, ahora son manifestaciones de odio a través de algunos de los diálogos más dolorosos que haya visto alguna vez en pantalla. Las actuaciones de Adam y Scarlett que solían ser contenidas y cordiales, estallan por completo en un despliegue de gran nivel actoral por parte de dos de los mejores actores de su generación. Estas situaciones se ven reforzadas gracias a la gran propuesta visual de Robbie Ryan, quien hace uso de unos encuadres muy cuidados, generando así un enorme espacio entre Charlie y Nicole, dejando claro el distanciamiento emocional del que están siendo víctimas mientras intentan hacerse con la custodia de su único hijo.

Mucho se ha dicho sobre lo que inspiró a Noah Baumbach a crear esta historia, ya que supuestamente tomó como inspiración principal el tortuoso divorcio que tuvo con la actriz Jennifer Jason Leigh en el año 2013. Lo cual deja en claro que este es uno de sus proyectos más personales pero, sobre todo, maduro. Todo lo que caracteriza a su cine está presente, aunque también cierta intimidad y sensibilidad que le acerca mucho a obras como Phantom Thread (Paul Thomas Anderson, 2017) o 45 Years (Andrew Haigh, 2015), creando una obra verdaderamente memorable y llena de grandes momentos, así como dolorosos por igual.

Creo que lo verdaderamente destacable es aquello con lo que Marriage Story nos deja. Si bien es cierto que somos capaces de odiar y amar por igual, lo mejor será que nos quedemos con lo positivo. Con los recuerdos y sentimientos que alguna vez nos hicieron felices, porque al final el rencor o el desamor nos dejará desamparados, mientras que aceptar aquello que no podemos controlar y adaptarnos a ello para buscar obtener la paz interior, nos hará crecer no solo emocionalmente, sino como personas. Convirtiéndonos en seres que aún somos capaces de seguir amando a aquellos que, sin importar la razón, decidieron alejarse de nosotros. Porque a final de cuentas, alguna vez formaron parte de nuestras vidas y nosotros de la suya. Ese es un regalo poco valorado en un mundo como el nuestro.

Review de 'Marriage Story'
Positivo
  • Scarlett Johansson y Adam Driver están espectaculares
  • La propuesta visual
  • La historia
Negativo
  • Puede ser tediosa para algunos
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0