Si hay algo que nos ha quedado claro en los últimos años dentro del cine mexicano, es que el género más exitoso o el que más consume el público mexicano es el de la comedia y/o comedias románticas. Año tras año y casi cada seis meses contamos con algún estreno de este tipo en las cadenas de cine de nuestro país, las cuales sorprendente y gratamente se llenan a más no poder, otorgando así una gran remuneración económica para dichas producciones. ¿Pero cuál es el problema de dicho fenómeno? Que la mayoría de estos proyectos ofrecen productos de baja calidad para la audiencia mexicana en donde predominan estereotipos e ideologías machistas y misóginas, además de vulgares; algo con lo que el mexicano promedio suele identificarse pues así hemos sido educados desde que somos pequeños. Es por esta razón que una producción como Solteras resulta ser una película engañosa, ya que desde el respectivo tráiler se nos intenta vender como una comedia típica de este tipo de cine y, aunque esto es verdad hasta cierto punto, también es una cinta un poco más ambiciosa en muchos sentidos. Incluso, un tanto atípica para el género al que pertenece.

Pero ¿de qué va la trama? Sencillo. Desde el inicio se nos presenta a una mujer llamada Ana (Cassandra Ciangherotti) quien al comienzo de la película sufre una ruptura amorosa en una relación de casi 10 años. Esto le afecta gravemente pues suponía que su pareja era su hombre ideal y sobretodo, la persona con la que pretendía o pensaba contraer matrimonio. De esta forma su mundo se ve hecho añicos y entra en un lapso depresivo que le lleva a tomar una decisión que se podría interpretar como desesperación: Tomar un curso para aprender a cómo obtener un marido. Hasta aquí todo suena como una típica comedia mexicana más. Cuenta con lo clásico desde personajes secundarios que son estereotipos de los distintos tipos de mujer que acostumbramos ver dentro del mundo del entretenimiento, personajes masculinos machistas y planos, con poco trasfondo; la ya clásica percepción de que si una mujer de 30 años o más no está casada es mal vista y poco aceptada en nuestra sociedad, etc. Precisamente es aquí donde radica el gran acierto de esta película, ya que utiliza todos estos elementos y clichés para ofrecernos algo ligeramente distinto y arriesgado. La evolución de una mujer que inicia con una enorme dependencia emocional, para ir convirtiéndose poco a poco en alguien libre de todos estos prejuicios.

Es cierto que Solteras no es una película perfecta porque su estructura ya ha sido vista en muchas otras cintas. Existen un par de sub-tramas que son olvidadas por completo y solo fungen como combustible momentáneo para el viaje de Ana y precisamente es ella quien nos engancha por completo con esta historia. El enorme carisma y talento de Cassandra Ciangherotti es evidente cada vez que la vemos en pantalla. Su calidad como actriz es incuestionable y es una de las mujeres más talentosas en activo dentro de la industria cinematográfica en México en la actualidad. El mismo papel en manos de una actriz menos experimentada habría resultado en una completa catástrofe pero afortunadamente, Cassandra es capaz de dotar a Ana de momentos y cualidades muy creíbles y naturales, convirtiéndola en un personaje tridimensional. Estoy seguro que un gran sector del público femenino se podrá sentir identificado con esta mujer. Otro aspecto a destacar es que a pesar de que los personajes secundarios son desaprovechados en cuanto a peso narrativo, la mayoría de las ocasiones en que son utilizados aportan diálogos o situaciones que no se sienten exagerados a diferencia de películas similares. Esto habla muy bien de Luis Javier Henaine quien ya nos había mostrado destellos de su talento como director con Tiempos Felices (2014), cinta que curiosamente, también cuenta con la participación de Cassandra como pieza central de su historia.

Lo único que me resta decir sobre Solteras es que la audiencia promedio tal vez no se sienta tan satisfecha pues no se les ofrece algo a lo que están acostumbrados. La ya usual comedia hueca con personajes planos y con un final inverosímil que idealiza ciertos patrones dentro de nuestra sociedad solo para brindar un final «feliz» y «artificial». Esta película sin ser perfecta —y con un desenlace un poco apresurado—, es mejor que esa basura promedio que muchos consumen gustosamente, ya que reta a la audiencia a auto-analizarse y empatizar (en especial al público femenino) a través de un personaje que bien puede ser nuestra novia, hermana, prima o amiga. Una mujer real que comete errores como todos, pero que aprende de ellos y evoluciona como ser humano para convertirse en alguien mejor. No necesariamente para atrapar la atención de un hombre, sino para estar en paz y ser feliz consigo misma. Una mujer que no necesita estar con alguien (sin importar el género) para lograr sentirse completa.

Review de 'Solteras'
Positivo
  • El lenguaje cinematográfico destaca sobre otras producciones del mismo género
  • Cassandra Ciangherotti es el alma de la película
  • Naturalidad en diálogos y situaciones
Negativo
  • Personajes secundarios que no aportan mucho
  • Trama ya vista
6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (10 Votes)
5.9