Una película que será estrenada mañana a través de diversas plataformas digitales es The Riot Act, la ópera prima del director y guionista Devon Parks, en donde se nos presenta una historia ubicada en la Arkansas de 1901, en donde al comienzo de la cinta seremos testigos de como Willard Pearrow (Brett Cullen), un padre obsesivo y controlador trata de impedir que su hija Allye (Lauren Sweetser) huya con un actor itinerante de quien se ha enamorado. Esto desemboca en el asesinato de dicho actor y en la posterior huida de Allye de la ciudad. Dejando así un vacío enorme en la vida de Willard, además de un increíble sentimiento de culpa debido a sus actos tan impulsivos. Algunos años después, Allye regresa a su pueblo natal con el firme deseo de cobrar justicia en contra de su padre por haberle arrebatado a una persona a quien verdaderamente amaba.

Esta película que bien podría confundirse con un drama de época, es más bien un thriller que coquetea con el uso de ciertos elementos sobrenaturales para expandir la experiencia de desasosiego que el director pretende transmitir al espectador, con la finalidad de mantenernos confundidos. Llama mucho la atención que Devon Parks haya elegido la etapa de 1900 de Arkansas como lugar de desarrollo para su película ya que no estamos ante una producción con grandes recursos económicos como The Prestige (Nolan, 2006) o The Illusionist (Burger, 2006), las cuales claramente pudieron ser una influencia en cuanto a propuesta visual tanto en diseño de arte y producción, como de la elección de cinematografía empleada por parte de Travis Joiner.

Poco a poco se irá desvelando las verdaderas intenciones de una serie de personajes que sacaran a relucir que en este pequeño poblado, no todo es lo que parece y sobretodo, no todos son aquellos que fingen ser. Amor y odio. Todo convive en un mismo lugar en donde Brett Cullen sacará a relucir que es uno de los actores secundarios más interesantes en la actualidad y tal vez debería tener acceso a papeles mucho más grandes o protagónicos. Su talento como actor sale a flote en cada escena que interviene, pero esto también genera un «problema» ya que la mayoría del elenco está conformado por actores de poca experiencia en cine. La diferencia de calidad entre interpretaciones se vuelve muy notoria cuando Cullen está involucrado. Además, el guion tiende a ser un tanto sobre explicativo acerca de algunas de las acciones de los personajes. Se deja poco lugar para que la audiencia sea quien interprete lo que está viendo y deduzca los misterios presentados. La cinta también peca de ser demasiado ambiciosa (que no es algo malo) pero en cierta forma, trata de abarcar más de lo que puede manejar. Ciertos personajes o eventos solo están ahí para que la trama siga avanzando, pero no vuelven a ser abordados y es como si jamás hubiesen existido.

Si bien The Riot Act no es una película perfecta, sí es lo suficientemente entretenida ya que cuenta con una propuesta visual y sonora muy interesante, donde al menos sus dos protagonistas principales (Cullen y Sweetser) logran crear un aura de misterio que robará nuestra atención. Es además, una muestra del talento y ambición que este joven director posee, lo cual me causa curiosidad por descubrir qué es lo que nos puede entregar en un par de años con una historia mucho más pulida y con un presupuesto mucho mayor.

Review de 'The Riot Act'
Positivo
  • Brett Cullen y Lauren Sweetser
  • La forma en que el thriller y el drama se mezclan
Negativo
  • Muchos huecos en el guion
  • Sub-tramas que no llevan a nada
  • Brett Cullen roba la atención al resto del elenco cada que aparece en pantalla
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0