El Engaño del Siglo (The Program) es el filme más reciente del galardonado director británico Stephen Frears, el cual está basado en las hazañas, trampas y mentiras del ciclista mundialmente famoso —hoy en día por ser un tramposo— Lance Armstrong, quien forjó una leyenda al ganar numerosos premios a nivel mundial, para posteriormente aceptar que había hecho uso de dopaje durante gran parte de su carrera. Es evidente que esa noticia devastó a muchas personas, no por el hecho de que un deportista se haya dopado, sino porque fue una «leyenda» quien lo hizo; y si lo unimos al hecho de que el director es el mismo de obras tan interesantes como Dangerous Liaisons, The Queen Philomena, el interés por ver este filme se hizo mucho más grande.

La cinta comienza con los inicios de este ciclista en el año 1993, donde demuestra el enrome deseo que tiene de trascender y alcanzar la gloria en el Tour de France, lo cual se ve frustrado con un médico especialista le indica que debido a la fisionomía de su cuerpo, jamás podrá ser un campeón de dicha competencia. Esto se ve mucho más complicado cuando se le diagnostica cáncer testicular, por lo cual se somete a un tratamiento muy invasivo, logrando superar a esta enfermedad. Una vez que se encuentra recuperado decide investigar sobre cómo puede regresar al ciclismo profesional en donde se asocia con el Dr. Ferrari, un hombre con una reputación turbia debido a su implementación de dopajes a los atletas bajo su cuidado, siendo así la introducción de Lance Armstrong a «un programa» de dopaje. El mito, la leyenda, el ícono que era este personaje poco a poco se va diseccionando a lo largo del metraje gracias a la investigación del periodista deportivo David Walsh, demostrando el gran ego y dotes de manipulación que utilizaba para alcanzar sus metas.

el engaño del siglo

A pesar de lo interesante del tema, la película falla en muchos aspectos debido al poco análisis a la psicología de un personaje como Lance Armstrong, ya que se le presenta de forma inmediata como el villano de esta historia, despojándolo de cualquier tipo de empatía o tridimensional que pudiera haberle hecho justicia al explicar con lujo de detalle sus conflictos y motivaciones personales. Si bien el trabajo de Ben Foster es bastante bueno dentro de su interpretación, no deja de sentirse vacío debido al mal tratamiento de un guión que se nota fue apresurado para crear un drama deportivo que existe para entretener, en lugar de provocar. Todo se siente superficial, hueco, sin pasión por contar una historia que merecía mucho más esfuerzo para ser presentada ante una audiencia que cada día es más exigente con lo que consume.

Es probable que la razón por la que esta cinta exista es el interés de sus productores por «cazar» premios y nominaciones, pero luce verdaderamente complicado que una cinta tan mediocre figure dentro de lo mejor del año. Es una decepción muy grande que un director como Stephen Frears presente un producto tan flojo, cuando su filmografía en general siempre ha contado con una gran manufactura a nivel de producción y narración. El único Engaño dentro del filme, es la promesa de una gran historia, algo que no vemos jamás.

el engaño del siglo

Review de "El Engaño del Siglo"
Lo Positivo
  • Ben Foster
Lo Negativo
  • Lo superficial que se siente el guión
  • Pobre dirección
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
6.6