TIFF 2020: Review de ‘Another Round’

Después de los fabulosos resultados que obtuvieron con la desgarradora Jagten (2012), la dupla Mikkelsen/Vinterberg está de regreso con Another Round, una cinta que de cierto modo, nos mostrará los efectos que puede tener el uso del alcohol (y su abuso) en la sociedad. Esta película nos introduce a la vida y dinámica de un grupo de amigos y maestros de preparatoria. En la celebración del cumpleaños de uno de ellos, sale a flote una teoría que posteriormente se convertirá en propuesta, donde el filósofo Finn Skarderud aseguraba que como seres sociales, contamos con un déficit de 0.05% de alcohol en la sangre bajo el pretexto de que al compensar dicho factor, uno podría desenvolverse con mucha más soltura en la sociedad. Esto intriga a todo el grupo y deciden llevar a cabo dicho experimento.

Como es de esperarse, los efectos psicotrópicos de lo que estas personas consumen comenzará a tener efectos «positivos» en el entorno de cada personaje, pero conforme avance la trama, se irán desvelando los aspectos que ellos mismos han ocultado de su propia personalidad. Tanto positivos como negativos, ya que aquí no se pretende juzgar a los personajes, sino entenderlos; no necesariamente empatizando con ellos. En verdad es deprimente notar cómo muchas personas en nuestra realidad son capaces de «funcionar correctamente» bajo el uso y/o efecto de estos elementos. Me parece que ese es uno de los puntos más fuertes de esta película pues navega con gran maestría entre el humor negro y el drama.

El reparto en general cumple, pero en realidad no hay nadie al nivel de Mads Mikkelsen en el elenco, algo que se nota mucho a comparación de trabajos como After the Wedding (Bier, 2006) donde todos están al mismo alcance de Mads en cuanto a talento se refiere. También es cierto que la película sigue un formato muy convencional y es predecible, pero esto no le afecta de forma negativa pues logra transmitir su mensaje sin problemas.

Another Round no pretende en ningún momento dar lección alguna a los espectadores ni posicionarse a favor o en contra del alcohol o sus repercusiones físicas o morales. Lo que pretende mostrarnos es más bien lo imperfectos que somos como seres humanos. Que pese a nuestros aciertos y errores siempre debemos estar dispuestos a crecer desde nuestras experiencias y madurar en el proceso. Es una película que celebra la vida en todo sentido y nos recuerda por qué debemos exprimir hasta el último momento de esta, pues no sabemos cuándo terminará para cada uno de nosotros.

Skål!

8.5
Nota de lectores0 Votos
0
8.5