Crítica de «La Cuarta Compañía»

En el 2016 en el marco del Festival Internacional de Cine de Guadalajara se estrenó La Cuarta Compañía, una película dirigida por Mitzi Vanessa Arreola y Amir Galvan, dupla que ya anteriormente se había visto involucrada en la realización de Presunto Culpable. La Cuarta Compañía sorprendió y obtuvo el premio a Mejor Actor Iberoamericano y el Premio Especial del jurado, además la recomendación para los Globos de Oro, situación que llamó la atención de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias cinematográficas, lo cual terminó influyendo de tal manera que la cinta alcanzó la sorprendente cifra de 20 nominaciones a los Premios Ariel, obteniendo 10 galardones, entre ellos el de Mejor Película. Todo esto sin haber sido estrenada de manera comercial y por fin después de más de un año y medio de espera, se ha estrenado.

Zambrano es un joven delincuente, encarcelado por robo de vehículos, toda su vida ha estado privado de su libertad por diferentes razones, pero en todos lados ha llevado su pasión consigo, el futbol americano, esto debido a que el Penal de Santa Martha en esa época es conocido por su equipo de Futbol Americano, Los Perros. Pronto se dará cuenta que el equipo de Futbol, también es una familia, una mafia, una cuarta compañía que controla y rige el penal.

A primera vista, La Cuarta Compañía, podría pensarse que es una cinta que busca emular a The Longest Yard, una cinta de 1974, pero no, de hecho el Futbol Americano es solo un elemento de contexto para la cinta y que ayuda a desarrollar la trama. Más bien esta cinta toma un rumbo mucho más oscuro, llevándonos a las entrañas del reclusorio y  ser testigos  de la corrupción y violencia que se vive dentro de esta micro sociedad. El guión de La Cuarta Compañía es un trabajo documental impecable, hay datos y referencias a la época por todos lados, quienes hayan, vivido esta época lograrán identificarlos, cada uno de los personajes principales del equipo, agregan un valor extra a la construcción de la historia y del pasar de los días dentro de la cárcel. Pero este es justamente el problema del que más adolece la cinta, es tanta la información que estoy seguro que dejaron fuera mucho material, situación que los ahogó en el guión y se nota. Los personajes te causan repulsión pero poco a poco te vuelves empáticos con ellos, los adoptas, lamentablemente llegas a conocer muy poco de ellos, son tantos que algunos quedan inconclusos, lo cual puede resultar confuso a la hora de que vemos algunas decisiones que toman en pantalla.

La producción es impecable y no le veo ningún pero, por que recrear una cárcel, si podemos filmar en la misma cárcel donde sucedió todo y este sin duda es el acierto que le da un plus a la película, situación que se agradece. La fotografía también esta muy bien cuidada, la cual estuvo a cargo de Miguel López, quien se encargo de regalarnos grandes postales en espacios muy reducidos, situación que sin duda debió complicar demasiado su trabajo.

Las actuaciones funcionan muy bien, en su mayoría con actores que en otras producciones trabajan como personajes secundarios, en esta ocasión resultan parte importante de la trama, gracias al excelente trabajo de casting que se realizó para esta cinta. Tal vez no sean muy diestros pero su trabajo estuvo a la altura de la historia que se quería contar. Adrián Ladrón (Zambrano), Andoni García (Combate), Hernán Mendoza (Palafox), Gabino Rodríguez (quinto), Carlos Valencia (el Tripas), Juan Carlos Flores (Siqueiros), Horacio García Rojas (Marrón), son nombres que podrán ser desconocidos para los espectadores, pero que recomiendo, no olvidar y seguirles la pista.

La Cuarta Compañía, puede que no atraiga a mucha gente a las salas, no contó con un gran presupuesto en publicidad lamentablemente, pero que por sus méritos propios brilla y merece tener salas llenas, ya que este es el cine mexicano que vale la pena.

7
Nota de lectores0 Votos
0
Lo Bueno
Guión
Dirección
Producción
Lo Malo
Poca Profundidad personajes
Poca Publicidad que ha recibido.
7