Review de «Warcraft: El primer encuentro de dos mundos»

Draenor, el mundo de los orcos, está muriendo, y Gul’dan, un orco shamanan ha reunido a todos los clanes para conquistar un nuevo mundo, el mundo de los humanos. De esta forma logra unir a todos los clanes de orcos que juntos se hacen llamar, La horda. Pero La horda no viene en son de paz, lo que hará que entre en conflicto con los seres del nuevo mundo. Durotan (Toby Kobbell), líder de un clan, se ha dado cuenta de esta situación y junto con Garona (Paula Patton), una mujer mestiza, tratará de hacer un pacto con los humanos del reino de Azeroth para lograr la supervivencia de ambas razas. Pero ciertos acontecimientos harán que todo cambie, mientras que ambos mundo lucharán por proteger a su familia, su tierra y su vida.

Si uno no está familiarizado con este mundo, puede provocar dos cosas: que la película sea confusa y no simpatice, o que cause el interés suficiente en el espectador y se adentre a investigar más sobre esto. El caso es que en Estados Unidos no ha sido bien recibida y eso demuestra lo confuso y poco atractivo que es este mundo para el lado occidental. Sin embargo en China ha demostrado ser un gran potencial para que sea producida la segunda parte de la película (que obviamente desde el inicio te das cuenta que la intención es hacer una saga y se confirma con el final), pero esto porque a la población asiática le gustan las películas que estén basadas en uno de los videojuegos más famosos sobre el planeta.

warcraft

Y lo dicho sobre sus intenciones reside su gran problema, porque la película queda inconclusa, sin conocer el vasto mundo el cual es potencial de explicar. Sin resolver algunas dudas de ciertas situaciones que ocurren, además que refuerza algunas que no son muy gratas de ver. Pero en general la película en cuanto a entretenimiento cumple gracias a secuencias visualmente impresionantes, pero se convierte en un laberinto de personajes, nombres raros y criaturas nuevas y con los efectos se reafirma su fealdad.

Lo que sorprende también es que es dirigida por el hijo de David Bowie, Duncan Jones,  de quien sus trabajos anteriores había demostrado un gran talento y que podría hacer cosas relevantes en el ámbito cinematográfico, pero aquí demuestra que con un mundo de videojuegos tan vasto, puede ser rebasado y no saber cómo finalizar o llegar a un desenlace que sea satisfactorio, al menos.

Warcraft es una película para alguien que esté familiarizado con la historia y que probablemente pueda amar, pero para el espectador común puede ser tan confusa y decepcionante encontrarse con esta historia nueva como el encuentro que tienen los personajes de la misma.

6
Nota de lectores2 Votos
9.1
Positivo
Acción
El diseño de producción para dar a un mundo mágico
Negativo
Situaciones que no terminan de ser explicadas
La historia
6