El pasado día 25 de Octubre se llevó a cabo la función de prensa de The Shape of Water, la nueva cinta de nuestro querido compatriota Guillermo del Toro, la cual pretende mostrar un enfoque diferente entre las relaciones humano-monstruo al introducir un romance entre dos especies diferentes. Posteriormente se nos invitó a asistir a una conferencia donde el invitado estelar sería el director tapatío, con la finalidad de contarnos un poco sobre el proceso e ideas que dieron origen a su nueva película.

Para aquellos que aún no sepan de qué va esta historia, es básicamente un cuento de hadas (algo común en la filmografía de Guillermo del Toro) la cual se desenvuelve en Estados Unidos, teniendo como trasfondo el desarrollo de la Guerra Fría en la década de los 60. La cinta se centra en Elisa Esposito, una mujer muda que trabaja como conserje en una instalación gubernamental, acompañada de su gran amiga Zelda (Octavia Spencer). Su vida se ve envuelta en un mundo lleno de soledad, algo que cambiará por completo una vez que un ente desconocido arribe a las mismas instalaciones.

Muchos han comentado las similitudes que existen entre esta historia y la de La Bella y La Bestia, a lo que del Toro comentó:

«Me parece horripilante que una historia de amor sea una historia de cambio, es decir, para mí el amor es la aceptación de alguien como es desde el principio, o dejar a esa persona ir. Me interesaba más desarrollar un personaje femenino redondo, con una línea más compleja que la de una princesita. Por el otro lado, la bestia no va a cambiar ni presentar el lado divino de esa criatura. Es un ente primordial que pertenece al agua, y es el reconocimiento de una esencia de ella en esa criatura.»

Hizo además, hincapié en que a sus 53 años de edad pretende contar un tipo de cine diferente, mucho más maduro (algo que notarán cuando vean la película) a diferencia de sus cintas anteriores, esto claro, sin abandonar el estilo que le caracteriza.

Posteriormente fue cuestionado sobre si consideraba que esta película contenía uno de los finales más digeribles dentro de su filmografía, pues nos ha acostumbrado a la tragedia. A eso respondió lo siguiente:

«Para mi registro, esta es la película más optimista que he hecho. Es una película donde puedes encontrar una fuerza, el amor como una fuerza, puede ser de padre a hijo, de hermanos, amor romántico de novela. Esta historia tiene un final hermoso posible. Es una declaración de amor al amor y de amor al cine. Al amor en general.»

Al final, agradeció nuevamente al FICM, a Daniela Michel, Alejandro Ramírez y Cuauhtémoc Cárdenas Batel por la invitación, además de manifestar la emoción que le causaba estrenar su película más reciente ante el público mexicano.