La Segunda Guerra Mundial es uno de los eventos que marcó al mundo para siempre, especialmente por las miles de atrocidades que se cometieron en el proceso de esta. Pero lo que más resalta en nuestra mente son las horroríficas imágenes de los campos de concentración alemanes, lugares donde el ejército alemán mantuvo cautivo a un gran porcentaje de la población europea, población que era catalogada como judía. En estos lugares, la comunidad judía era tratada, explotada y torturada como si fueran esclavos, carne muerta; se les despojaba de todas sus pertenencias, dividiéndolos en secciones de hombres y mujeres, pasando hambres, cientos de maltratos, además de visualizar una muerte segura en su futuro cercano.

De igual forma, algunos miembros de la comunidad judía o personas fuera de ella, eran seleccionados para formar los grupos que conocemos como Sonderkommandos, grupos que trabajaban en las cámaras de gas y crematorios que existían dentro de estos campos de concentración. Estos Sonderkommandos contaban con una gran presión encima de ellos por parte de los alemanes, pues si acaso daban indicios de no querer cumplir órdenes, eran asesinados a sangre fría, y déjenme decirles que la labor de estos grupos no era algo que se pudiera envidiar, pues eran los que se encargaban de llevar a sus compatriotas, amigos o familiares a las cámaras de gas crematorios, no sin antes revisar a lujo de detalle los cuerpos y pertenencias de los difuntos, con la finalidad de obtener bienes materiales o de gran valor para los alemanes.

Son of Saul

La trama de Son of Saul se enfoca en uno de estos Sonderkommandos, y específicamente en Saul (Géza Röhrig), un hombre judío que mientras realiza las denigrantes labores que tiene ordenadas, descubre entre un mar de muertos un cuerpo que le hace pensar que su hijo (a quien no había visto en mucho tiempo) fue asesinado en la cámara de gas. Esto genera un terrible conflicto interno en su persona ya que él fue uno de los hombres que llevó a este grupo de personas a su muerte, convirtiéndose así en el verdugo de su propio hijo, en su asesino.

Es así que queriéndose redimir a sí mismo ante el cuerpo inerte de quien él cree que es su hijo, desea realizar un entierro digno para éste, bajo la doctrina judía. Esto lo llevará a realizar una incansable búsqueda por un «rabino» que lo pueda asistir con su cometido, lo cual le generará muchos problemas ya que tanto sus «compañeros» como los propios alemanes comenzarán a dudar de su persona y lealtad, lo cual no solo lo pone en riesgo a él, sino a todos aquellos que lo rodean, lo quieran o no ayudar a cumplir con el cometido que se ha propuesto a sí mismo.

Son of Saul

Con un gran acierto visual, el director László Nemes consigue crear una historia sumamente poderosa, llena de visceralidad en donde el personaje central siempre es el foco de atención, pues la cámara siempre lo sigue a él y a nadie más. Convirtiendo así este viaje en un completo martirio espiritual para Saul, un hombre terriblemente atormentado que pretende salvar lo poco que le queda de humanidad, aún cuando esto podría llevarle a su muerte en este infierno sobre la tierra, que fue creado por el hombre en persona.

Si bien es cierto que este tema ha sido visto hasta el cansancio a lo largo de los años en el séptimo arte, Son of Saul logra crear su propia identidad, transmitiendo una historia sumamente poderosa, llena de horror y sufrimiento, pero a su vez, ofreciendo una pizca de esperanza y redención al espíritu humano, la cual nos hará sonreír brevemente mientras limpiamos nuestras lágrimas.

Review de "Son of Saul"
Lo Positivo
  • Su portagonista
  • La historia
  • La fotografía
Lo Negativo
  • Tema anteriormente visto
  • Muy deprimente
8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
7.8