Deadpool siempre ha sido y será uno de los personajes más reconocidos dentro del universo Marvel, debido al bizarro humor que se plantea dentro de sus historias, haciendo muchísimas referencias a la cultura pop. Sus tendencias a romper la cuarta pared lo hacen un personaje extrañamente interesante debido a que «se sabe» un personaje de cómic y se mofa de ello cada vez que puede, hablándole directamente a los lectores a través de divertidos diálogos.

Es por estas razones que una adaptación a la pantalla grande podría considerarse como un proyecto sumamente arriesgado, dado a que las historias sobre este personaje en su medio impreso siempre han estado llenas de violencia explícita, además de mal lenguaje. No por nada 20th Century Fox decidió no arriesgarse de forma inmediata con este proyecto después del estrepitoso fracaso que resultó ser X-Men Origins: Wolverine; en cambio decidieron enlatar el proyecto por muchos años hasta que de forma afortunada se filtró una prueba hecha a base de CGI en donde se mostraba el potencial que tenía este personaje para una película. Gracias a la reacción del público en base a este material filtrado, Fox decidió dar luz verde al proyecto, el cual siempre fue perseguido por el productor y actor Ryan Reynolds, debido al gran amor y empatía que tiene por el mercenario bocazas.

Es así que este fin de semana llega a cines Deadpool, la primera producción para adultos por parte de 20th Century Fox y basada en personajes del universo fílmico de los X-Men, y debo decir que el resultado es bastante interesante. La historia se centra en Wade Wilson, un mercenario que trabaja resolviendo problemas de la forma más pacífica posible y recibiendo remuneración económica por ello, posteriormente comienza una relación amorosa con una mujer llamada Vanessa (Morena Baccarin). Conforme avanza el tiempo en su relación, Wade se percata que no se siente bien físicamente y se realiza estudios médicos, los cuales indican que tiene cáncer terminal. Unos días después Wade es contactado por un hombre misterioso que le ofrece la oportunidad de ingresar a un experimento médico que no solo lo curará, sino que le dará habilidades con las que cualquier hombre haya soñado y aunque inicialmente se muestra reacio a acceder a la oferta, termina aceptándola, descubriendo en el proceso que el experimento consiste en volverlo mutante. Se logra el cometido en cuestión, curar su cáncer y obtener habilidades mutantes pero queda totalmente desfigurado, razón por la cual busca venganza contra el líder de esta institución, Ajax (Francis Freeman).

deadpool

Como podrán notar estamos ante otra historia de origen de un héroe más, que en este caso termina siendo un anti-héroe debido a las características que posee y realiza, ya que si bien sus intenciones podrían considerarse justificables, la forma en que pretende obtener su venganza además de salvar al amor de su vida, son bastante salvajes. Los elementos que se podrían considerar indispensables para una adaptación fílmica sobre este personaje se hacen presentes, el absurdo humor lleno de referencias a la cultura pop, voz en off, brillantes inserciones de música, violencia gráfica, muchas malas palabras, desnudos y lo más importante, el factor metaficción, donde el personaje principal rompe la cuarta pared recordándonos de forma constante que se encuentra en un filme de super-héroes e incluso burlándose de ello, lo cual logra que las reglas del género se doblen a su favor y otorgándole cierto grado de autenticidad a una cinta que sin esos elementos, podría haberse sumado a la incontable fila de películas mediocres de super-héroes que vemos año tras año (con algunas excepciones).

Desafortunadamente la historia principal se siente ya muy gastada, a pesar de la originalidad en que se introduce ya que hemos visto incontables historias de orígenes de super-héroes en los últimos años gracias a la popularidad que han tomado en el celuloide. Esto podría ser algo que tal vez pudiese aburrir a algunos espectadores; otro aspecto que considero importante mencionar, es que a pesar de que el humor y bromas empleadas por Deadpool, les puedo garantizar que no es apto para todo público. No todos nos reímos con los mismos chistes, siendo muy evidente este factor en esta cinta, a algunos les puede parecer gracioso, mientras que a otros no.

Con respecto a Deadpool en sí, Ryan Reynolds se acaba de convertir en uno de los actores que nació para interpretar a un personaje (al igual que Hugh Jackman con WolverineRobert Downey Jr. como Iron Man por mencionar a algunos) ya que resulta sumamente complicado tratar de imaginar a alguien más interpretando el mismo papel. Ryan imprimió toda su personalidad y locura con un personaje del que se ha confesado fan acérrimo en incontables ocasiones, lo cual se nota de forma muy clara cada que lo vemos en pantalla.

Deadpool, puede ser una buena o mala película, dependiendo los gustos individuales de la audiencia, pero eso no le quita méritos en cuanto a lo entretenida que resulta ser, gracias a las múltiples bromas hacia el actor que lo interpreta, el estudio que produce y a las características que hacen único a este filme ya que no hay nada que se le parezca de momento.

Review de "Deadpool"
Lo Positivo
  • La originalidad en que se presenta la historia
  • Las características del personaje
  • La metaficción
Lo Negativo
  • Historia ya vista con anterioridad
  • El humor puede no ser apto para todo el público
7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
7.5