Crítica de ‘Apóyate En Mí’

Texto cortesía de Revista Alegato

Con trabajos tan personales como Weekend o 45 years, el director británico Andrew Haigh se ha ido ganando poco a poco un lugar importante como uno de los más interesantes expositores de cine independiente de la actualidad, lo cual lo confirma con su nueva producción “Apóyate en mi” (Lean on Pete) la cual se estrenó en el Festival de Cine de Venecia 2017 y que finalmente llega a las pantallas de nuestro país.

Apóyate en mí se contextualiza en la desolada vida rural norteamericanadonde tras una sucesión de hechos desdichados el protagonista Charlie Thompson —toda una revelación Charlie Plummer—, debe dar un paso prematuro de la adolescencia a la madurez, una travesía que se va desarrollando por los caminos de ese Estados Unidos poco conocido, mientras va conociendo a una serie de personajes singulares que lo van transformando en este viaje de auto-descubrimiento.

Haigh compone un retrato bastante crudo y realista como lo hizo en sus trabajos anteriores, no da pie a la esperanza o al sentimentalismo aun cuando parte de la trama va sobre la relación del protagonista con un caballo, un argumento que podría dar a pensar en alguna anécdota más amable al estilo  de War Horse de Steven Spielberg, pero no. Aquí los acontecimientos suceden con un aliento bastante miserable y el tono que imprime el director/guionista va acorde a la melancólica fotografía que entrega algunos planos exquisitos, pero tristes en su fondo que fortalecen los sentimientos vigentes del personaje principal.

Esta road movie se esfuerza tanto en exponer el lado oscuro de la vida que las situaciones que van surgiendo si bien son reales no se sienten naturales, todo es demasiado forzado así como las precipitadas soluciones para que su protagonista continúe con su viaje, cuando en más de una ocasión este se pudo ver entorpecido, termina evadiendo los obstáculos casi sin ningún tipo de dificultad, y así consecutivamente en cada suceso que aparece en pantalla, llegando a un hartazgo bastante obvio que hace pensar ¿cuánto más este joven tiene que afrontar?

Con “Apóyate en mi” el director Andrew Haigh da un salto importante como realizador visual y continúa exponiendo un cine muy personal que se despliega en un realismo puro, además del descubrimiento de identidad de sus personajes, lamentablemente esta vez el guion es el que termina no estando a la altura como en sus proyectos anteriores.

6.5
Nota de lectores0 Votos
0
Positivo
La premisa
La fotografía
La actuación de Charlie Plummer
Negativo
Guion forzado
6.5