Disney Pixar, se identificaba en crear historias originales, sin contar las historias de Toy Story. Sin embargo desde que apareció la segunda parte de Cars, por el año de 2011, el estudio empezó a tener una racha de crear mas precuelas o secuelas y su desempeño se vino abajo. Y ahora siendo 2017 han sacado la tercera parte de esta trilogía que ya tiene 11 años de la primera parte, Cars 3. 

El Rayo Mcqueen regresa en esta ocasión para darse cuenta que la Copa Pistón, donde compite han aparecido nuevos y modernos contrincantes, que entre ellos sobresale uno que ha superado todos los récords, Jackson Storm y ha hecho que el Rayo piense en un retiro de las carreras. Con una nueva oportunidad de competir el Rayo Mcqueen ha cambiado de patrocinador y como parte de su nuevo equipo, conocerá a su entrenadora Cruz Ramírez, un carro de nueva generación, que le ayudara a buscar la inspiración que necesita para enfrentar a su nuevo contrincante.

Brian Free, nos presenta su ópera prima, y como tal, nos ofrece un resultado que es superior a la segunda parte, pero que no es una película tan entretenida como la primera. Porque sigue cometiendo los mismos errores de la segunda: Una historia poco original, con pocas sorpresas, llena de chistes que no hacen reír, la mayoría de ellos por cortesía de mate, con un ritmo lento y sobre todo nada de emoción que generalmente las películas de Pixar tienen, de esa emoción que te puede provocar que cualquier sentimiento se vea reflejado en el cuerpo a través de diversas reacciones, como risas o llanto.

La premisa de la que parte esta cinta, sobre darse cuenta cuando uno debe retirarse y dar espacio a nuevas generaciones, es una historia que bien pudo ser enfocada a los padres que llevan a los menores a las salas de cine, pero no creo que el mensaje haya sido bajado de la manera más emotiva. Lejos queda ese primer Teaser llenó de drama en el que vemos a un Rayo McQueen por los aires hecho pedazos y que en mi particular opinión pudo ser un material más explotable para darle otros matices a la historia.

Pero lo que sí, es que es un mejor esfuerzo, pero con esos errores que ya menciones, que en esta ocasión son menores pero aún así no significa que no estén presentes. Existen y se nota evidentemente. Y es triste saber que el estudio que alguan vez se distinguió de ofrecer ciertos productos de calidad termine replicando los errores de todos los demás.

Lo que podemos decir de Cars, como trilogía o serie de películas es que en conjunto es el peor trabajo de animación y de historia que Pixar ha ofrecido y lo único que podemos pedir es que ya paren, porque el mundo no necesita más secuelas ya que estamos infestadas de ellas o de universos paralelos.

Crítica de "Cars 3"
Positivo
  • Un mejor esfuerzo que la segunda parte
Negativo
  • Historia
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0